•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aprobó este jueves una resolución de “Promoción y protección de los derechos humanos en Nicaragua”, misma que fue adoptada en el marco del Cuarenta Periodo de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos que se realiza en Ginebra, Suiza.

La resolución insta al Gobierno de Nicaragua a que “respete los derechos a la libertad de reunión pacífica, de asociación y de expresión, así como la independencia de los medios de comunicación y del poder judicial, y exhorta al Gobierno a que ponga en libertad a todas las personas detenidas arbitraria o ilegalmente”.

La aprobación de esta resolución contó con el apoyo de 23 países de los 47 Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos.

Afganistán, Argentina, Australia, Austria, Bahamas, Brasil, Bulgaria, Chile, Croacia, República Checa, Dinamarca, República de Fiji (un país insular de Oceanía), Hungría, Islandia, Italia, Japón, México, Perú, Eslovaquia, España, Ucrania, Reino Unido y Uruguay fueron los países que apoyaron esta resolución.

Durante las votaciones, un total de 3 países votaron en contra entre ellos Cuba, Eritrea (país situado al noreste de África), y Egipto; y otros 21 Estados se abstuvieron, según el informe de la organización.

Asimismo, en el documento adoptado por la ONU, se llama al Gobierno a que “respete las debidas garantías procesales y vele por que las condiciones de reclusión se ajusten a sus obligaciones y compromisos en materia de derechos humanos.

Consejo de Seguridad de Naciones Unidas / Archivo Por otro lado, solicitan al Gobierno a que se reanude la cooperación con la Oficina del Alto Comisionado, los mecanismos del Consejo de Derechos Humanos y los órganos creados en virtud de tratados competentes, así como con la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Cuarenta Periodo de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos se realiza desde el pasado 25 de febrero, y está previsto a concluir este viernes 22 de marzo.

En este tiempo, diversos actores, entre ellos la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, alzó su voz en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y advirtió que de no resolverse la grave situación social, política y económica que atraviesa este país, podría impactar en el desarrollo de Centroamérica.

El vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, (CIDH), Joel Hernández, también denunció ante este consejo las graves violaciones de derechos humanos y la represión que se vive en el país desde el estallido social que pronto cumplirá un año en abril.

En eventos paralelos, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), presentó los resultados de su informe sobre la investigación que realizaron en el contexto de la crisis en Nicaragua, y en la que confirmaron que se cometieron “crímenes de lesa humanidad”.

Esta semana, Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en un evento paralelo en el que participaron miembros de la CIDH, mostró profunda preocupación por las “gravísimas violaciones de derechos humanos y abusos” que se cometen en el país.