•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

Cotejar el listado de manifestantes detenidos previamente acordados entre las partes que negocian y que estos sean entregados a sus familiares, así como apoyar en la logística para lograr este cometido, son algunas de las tareas que podría desempeñar el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), indicó Laura Schneeberger, jefa de Misión de este organismo en Nicaragua.

Schneeberger agregó que aún está por definirse el rol que el CICR podría desempeñar en este proceso de liberación de los manifestantes antigubernamentales, y esto debe ser acordado en la mesa de negociación entre el Gobierno de Nicaragua y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Sobre la función que la Cruz Roja podría realizar, Schneeberger explicó que esta puede “velar que las personas que están previstas a recuperar la libertad, figuren en las listas acordadas por las dos partes, para que sean entregadas a sus familiares; cuando se trata de liberación, a veces ayudamos también con la parte logística”.

Laura Schneeberger, jefa de misión del CICR en Nicaragua. (Tomada del sitio web Policía Nacional)

“Nosotros no entramos en la mesa de negociación, no hacemos parte del diálogo, no es nuestro rol; somos una organización internacional estrictamente humanitaria, neutral e independiente; por lo tanto, si las partes coinciden en que hay un rol para el Comité Internacional de la Cruz Roja en este proceso, que sea estrictamente humanitario; estamos dispuestos a colaborar”, comentó Schneeberger quien arribó al país el lunes pasado.

EL TIEMPO

El miércoles de esta semana el Gobierno y la Alianza Cívica acordaron una agenda de negociación, en la cual la liberación de manifestantes detenidos durante las protestas se daría en un lapso de 90 días.

Consultada sobre si este tiempo para lograr la liberación de los manifestantes es el adecuado, Schneeberger dijo que a su parecer es bastante “prudente”.

“Es prudente en el sentido que, a mi forma de ver, es un lapso de tiempo suficiente para poder organizar la liberación de buena forma y asegurarse de que todo va a salir de la mejor manera posible; de lo contrario, pues, estaríamos muy apurados para hacer realidad ese compromiso. Ahora, si las cosas se pueden solucionar antes, pues, mejor para todos, empezando para las familias”, expresó.

El Gobierno de Nicaragua permitió a inicios de marzo que la Cruz Roja visitara las cárceles. Cortesía/ END

Schneeberger recalcó que esta calendarización para las liberaciones, requiere de mucha coordinación y rigurosidad para que se den las cosas de buena forma.

“Es normal que se programe un calendario que puede ser más o menos extenso dependiendo del número de personas, de las condiciones, incluso del terreno. Depende de muchos factores, no hay digamos una sola forma de realizar este tipo de operación y eso se debe acordar con las partes”, dijo.

A inicios de marzo, el Gobierno de Nicaragua y el CICR firmaron un memorando de entendimiento que permite al organismo humanitario realizar visitas a los centros penitenciarios del país.

“Las visitas que se realicen tienen exclusivamente como objetivo prevenir y responder a ciertas consecuencias humanitarias que se pueden presentar en relación con la privación de libertad”, señala un comunicado de prensa divulgado por el CICR en su sitio web.

Agrega que este acuerdo de colaboración se da después que a finales de 2018, el CICR y las autoridades de Nicaragua acordaran el comienzo de las visitas del CICR a los centros de detención.

Como en todos los países en los que el CICR lleva a cabo esta actividad, la organización humanitaria mantiene un diálogo bilateral con las autoridades responsables de estos centros.

"Los hallazgos de los delegados sobre las condiciones de detención y el trato de los privados de libertad son compartidos exclusivamente de manera confidencial con dichas autoridades penitenciarias, con el objetivo que todas las personas privadas de libertad, independientemente de los motivos de su arresto o detención, sean tratadas con humanidad y que tengan derecho a que las condiciones de su detención sean humanas”, señala el sitio web del organismo.

Laura Schneeberger y Ariane Tombet, jefa de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja, sostuvieron una reunión el jueves pasado con el jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz y el inspector general de esa institución, comisionado general Jaime Vanegas.

La información divulgada a través del sitio web de la Policía indica que en el encuentro abordaron las acciones que el CICR desarrolla en Nicaragua y “los desafíos humanitarios que se presentan en nuestro país”.