•  |
  •  |
  • END

En un millón de córdobas, aproximadamente, la Policía Nacional estableció el monto robado por un comando de al menos siete asaltantes, que vestidos como agentes de tropas especiales del orden público, y encapuchados con pasamontañas, se tomaron las instalaciones de Petronic, ubicadas en el barrio “Julio Buitrago”, en Managua, ayer por la mañana.

Este asalto a la empresa emblemática del Estado-Partido-ALBAconfusiones, es el tercero con las mismas características, de los que se han venido realizando en los últimos días.

El de Tropigás, el del camión de valores y este último, tienen métodos, instrumentos, uniformes, armas, cobertura de rostros y despliegue, muy similares, con el agravante de que hasta el momento no se anuncia ni un solo detenido ni la cifra real de los millonarios botines.

Fuentes extraoficiales dijeron a EL NUEVO DIARIO que el botín supera el millón y medio de córdobas. En tanto, la gerencia de la empresa no dio una cifra exacta de lo sustraído del área de caja de las oficinas de la entidad.

La Policía señaló en un comunicado que el dinero estaba destinado al pago de los trabajadores.

El comisionado general Carlos Palacios, Subdirector de la Policía, dijo anoche que las investigaciones sobre el asalto --en el que resultaron reducidos los guardas de seguridad--, indican que ocurrió un intercambio de disparos con funcionarios de Petronic, en el que se presume terminó herido uno de los sospechosos; y señaló que las indagaciones continuarían en las próximas horas.

Mientras tanto, el jefe policial se rehusó a brindar más detalles del suceso.

El asalto

De acuerdo con la versión oficial emitida por la Policía, a eso de las 8 y 40 minutos de la mañana de ayer, al menos siete sujetos a bordo de dos camionetas Toyota Hilux, irrumpieron en las oficinas de Petronic. A esa hora, las actividades en la oficina ya habían comenzado.

El comunicado oficial detalla que los sospechosos, “haciendo uso de sus armas de fuego, intimidaron y neutralizaron a los guardas de seguridad, logrando ingresar al área de caja”, de donde sustrajeron el millonario botín.

En cuestión de minutos el atraco estaba ejecutado y los sujetos huyeron del lugar en las camionetas, una negra y otra gris.

La Policía dice en su comunicado, que intercambiaron balazos con “funcionarios de Petronic”.

Momentos después, llegaron al sitio agentes de la Segunda Delegación de la Policía de Managua, a quienes, inicialmente, los mismos trabajadores de la empresa les negaron el ingreso a las oficinas, bajo el argumento de que no se alterara la escena del asalto.

Camioneta abandonada

A eso de las nueve y media de la mañana, la camioneta negra utilizada por la banda fue encontrada en el sector de la Aceitera Corona.

El vehículo tenía dos impactos de bala: uno en el vidrio delantero, a la altura de la cabeza del copiloto, y el otro en el vidrio delantero lateral izquierdo, del lado del conductor.

EL NUEVO DIARIO constató rastros de sangre sobre el volante, así como un teléfono celular en uno de los asientos.

En su comunicado, la Policía Nacional confirmó que “en la inspección preliminar realizada a este vehículo, se encontró manchas de tipo hemáticas (sangre) en el interior”.

Asimismo, en el informe preliminar se indica que durante el intercambio de disparos ocurrido entre funcionarios de Petronic y los asaltantes, se presume que “uno de los delincuentes haya resultado lesionado”.

La camioneta abandonada presentaba inconsistencia con las placas: no tenía placa en la parte posterior, y la que llevaba en la parte delantera no coincidía con la calcomanía oficial pegada en el vidrio.

La calcomanía tenía registro del departamento de Carazo, CZ 6075; en cambio la placa metálica del parachoques, era del departamento de Chontales: CT 6078. Según fuentes extraoficiales, esta camioneta está reportada como robada.

El tercer vehículo

Una fuente extraoficial reveló a EL NUEVO DIARIO que los delincuentes llegaron al sector de la compañía Aceitera Corona a bordo de las camionetas a alta velocidad.

Relató que la camioneta gris avanzaba delante de la negra, abriéndole el paso a lo largo de la vía, y utilizando un dispositivo de luces en el techo como los de las patrullas policiales.

La misma fuente dijo que cuatro de los sujetos vestían con el uniforme de las tropas especiales de la Policía Nacional.

Los sospechosos que viajaba a bordo de la camioneta negra descendieron de la misma y subieron a un microbús blanco Toyota Hiace, el cual tenía varios minutos de estar aparcado en el lugar. Este vehículo tenía vidrios polarizados. Fue así como la camioneta negra Hilux quedó abandonada.

En sus declaraciones a los medios de comunicación, Rodolfo Zapata, Gerente de la empresa asaltada, confirmó que los delincuentes llegaron “armados y encapuchados”, y catalogó el suceso como un “operativo de asalto”.

En la inspección realizada por la Policía, se encontraron varios casquillos de bala, presuntamente de fusil AK-47 y otra arma de calibre pequeño.