•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Este domingo por la tarde, el periodista del medio digital Boletín Ecológico, David Quitana, tuvo que huir de su vivienda por la llegada de patrullas policiales y motorizados, por lo cual debió resguardarse en una casa de seguridad.

“No descarto el exilio, dada la persecución. Si puedo quedarme en Nicaragua me quedo y vamos a seguir luchando. Responsabilizo al Gobierno de lo que me pase a mí o a mi familia”, dijo a El Nuevo Diario el comunicador social, quien desde su plataforma digital ha informado desde el inicio sobre la represión que ocurre en Nicaragua por las protestas.

El licenciado Quintana dijo que tres patrullas policiales y tres motos con dos uniformados cada una, llegaron a su vivienda y tras once meses de amenazas, ya tenía planificada su salida, por lo cual estaba preparado.

El periodista considera que al Gobierno le molestó la serie de trabajos que está publicando sobre la represión en la Costa Caribe, de lo cual publicó la primera de tres entregas.

“Supongo que están enojados por lo que saqué de la Costa Caribe, donde hay 50 muertos, hay desaparecidos y heridos. Vamos a publicar las dos entregas que faltan. Vamos a seguir sacando todo lo que se pueda sacar”, comentó Quintana, señalando que él colabora con Conecta, en Estados Unidos, Nicaragua Actual y Ticavisión, en Costa Rica; en Nicaragua en El Boletín Ecológico y Radio Corporación.

“Es una cobardía la del Gobierno hacer esto. Ellos saben lo que pasó en la Costa Caribe y lo que descubrimos en un reciente viaje que realizamos en esa zona”, comentó Quintana, que por varios días visitó la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, propiamente los territorios de las comunidades misquitas.

Según el reportaje, funcionarios públicos supuestamente arman con fusiles de guerra a gente que actúa como colonos para aterrorizar a los pueblos indígenas, con el fin de apropiarse de sus tierras y la madera, lo que ha provocado grandes desplazamientos de comunidades para resguardar su vida. Situación que respalda con los testimonios en videos.

“Ahorita me interesa resguardarme. Luego veré cuál será el siguiente paso. Voy a denunciar esto y sobre mi persecución. Desde hace once meses he enfrentado balas, me hirieron en Diriamba, cuando mataron a Matt (Romero), me acusan de que soy parte de los que crean actividades (de protesta) en la Universidad Centroamericana (UCA) y con el asedio a mi persona cierran este capítulo oscuro en Nicaragua, pero no les tengo miedo, voy a seguir de frente hasta donde pueda”, dijo Quintana.