•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el diálogo con el Gobierno, la Alianza Cívica está enfocada en recuperar los derechos ciudadanos perdidos, y será clave “recuperar la credibilidad en el sistema electoral, que busquemos ese adelanto de elecciones que la gente quiere” para que las inversiones también vuelvan a tener confianza, explica el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

El líder gremial cuenta en esta entrevista con El Nuevo Diario que entre las situaciones que más lo impactaron, en lo personal, están los primeros asesinados el 19 de abril de 2018; acompañar a los obispos a Masaya, donde presenció “la alegría de la gente, de la esperanza de la gente, que después de tantos días de situación de represión y de vivir en un estado de sitio, que ellos pudieran volver a caminar en las calles acompañando a los obispos, y el ataque a la iglesia Divina Misericordia, donde se refugiaron jóvenes protestantes, dos de los cuales fueron asesinados.

Luego de esta fractura que inició en abril 2018, ¿podrían volver esos modelos de consenso entre el sector público y el sector privado?

Es positivo lo que significó esa parte de la historia reciente y de lo que fue ese mecanismo de intercambio entre el sector público y el sector privado, los beneficios que trajo y también lo que hacía falta.

Es decir, al mecanismo (de consenso) todavía le hacía falta el fortalecimiento del tema de justicia y democracia; eso es lo que prácticamente estaba fuera de ese mecanismo, temas que al final son los que nos tienen hoy aquí (en la mesa de negociaciones).

Es por eso que, en este sentido, ahora nosotros hablamos de justicia, democracia, seguridad y progreso, porque necesitás las cuatro variables para que esta situación pueda funcionar. Te diría que hoy hemos dado un paso para mejorar esa realidad.

En adición a lo anterior, está el hecho que hoy tenemos un sector privado que está sentado, desde el mes de mayo del año pasado, con todos los otros sectores importantes de la sociedad, esto hace que el esfuerzo que vos estás planteando tenga un mayor peso, porque lo estás haciendo en compañía de esos otros sectores de la sociedad civil, del estudiantado, de los mismos rectores universitarios, de la misma Costa Caribe, del Movimiento Campesino, entonces, en ese sentido hay que mantener lo positivo de lo que significa que un Gobierno tenga que hablar con los otros sectores, para que las cosas caminen y sean más efectivas.

Hay estudios que prevén plazos alargados para que la situación económica de Nicaragua logre estabilidad. ¿En qué tiempo podrían verse los cambios?

Lo importante es que logremos un acuerdo político que devuelva confianza, que devuelva certidumbre, que devuelva, desde ese punto de vista, esperanza. Lo que se quiere es ver el futuro de una manera distinta a la que al día de hoy todavía no lo estábamos viendo, entonces, el hecho que hoy hayamos dado este primer paso (de consenso de una agenda general), empieza a despertar, a crear la posibilidad de tener esperanza y futuro.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep y representante de la Alianza Cívica en el Diálogo. Archivo/END

Si nosotros logramos un acuerdo que te dé respuesta a los temas de justicia, democracia y libertad, si eso lo logramos y, lo logramos pronto, si realmente ese escenario del 28 de marzo e inicios de abril logra este acuerdo, si eso empieza a generar un cambio en la dinámica para que la inversión pueda volver a existir, para que el empleado que perdió su trabajo vuelva a tener un empleo, para que el exiliado pueda volver al país, para que podamos volver a tener con nosotros a los más de 60 periodistas que están en el exilio y vuelvan a tener la posibilidad desde aquí, realizando su trabajo; para que, inclusive, en el caso de la gente que está viviendo en estas cárceles, este proceso por su entrega a esa justicia y esa democracia puedan estar reinsertados en la sociedad, estudiando, trabajando y que haya, en el caso de las familias de las personas que han sido asesinadas por esta situación, verdad, justicia, reparación y, sobre todo, no repetición, creo que si logramos eso, posiblemente, veremos un 2019 donde Nicaragua va a seguir teniendo resultados negativos, pero a partir del 2020 podríamos ver a una Nicaragua que vuelve a crecer.

¿Cuándo se empezaría a trabajar para resolver temas económicos? Me refiero a reformas a la seguridad social y reformas tributarias.

Para que haya confianza y certidumbre en el sector privado, se tiene que superar lo que provocó el impacto de ese tsunami que hoy estamos viviendo las familias en la economía. ¿Cómo lo podés recuperar? Solucionando lo que originó esta crisis y, esa situación, es absolutamente política, sociopolítica; una situación que depende de que aquí (en las negociaciones) podamos lograr la libertad, que aquí podamos lograr la justicia, que aquí podamos recuperar los derechos que se habían perdido, que están perdidos todavía y que estamos aquí intentando recuperarlos, que podamos recuperar la credibilidad en el sistema electoral, que busquemos ese adelanto de elecciones que la gente quiere  y, entonces, una vez que logremos esos objetivos, con esa confianza nuevamente en el país, se vuelva a tener la confianza del inversionista, del sistema financiero, de las microfinanzas para poder reinyectar lo que no se está inyectando.

¿Tendría que pasar por la derogación de las reformas a la seguridad social y reformas tributarias?

Fuera del ámbito de lo que estamos haciendo aquí como Alianza, nuestro sector, especialmente el sector agroindustrial y productivo, ha sido claro en señalar que esas dos reformas lo que están produciendo es que cada vez hayan más empresas pequeñas cerrando, que las empresas medianas y grandes que han luchado para no perder empleo, se esté perdiendo empleo y que, desde ese punto de vista, estas dos reformas que tienen un objetivo para el Gobierno de generarles ingreso, lo que están haciendo es generar una situación insostenible, porque lo que están haciendo es profundizar el impacto en la situación socioeconómica del país.

Entonces, nosotros vamos a continuar en nuestra decisión de recurrir contra las reformas tributarias y vamos a insistir en recurrir en contra del decreto que reforma el sistema de seguridad social.

La posición de todos los sectores ha sido clara, en lo que esto está afectando a los nicaragüenses de a pie, el que anda en moto o el que anda en carro; no hay nicaragüense que no esté siendo afectado por estas decisiones de la reforma tributaria y del seguro social. Se nos han encarecido los costos de vida en todos los sentidos, a todos los nicaragüenses sin distinción alguna y, por lo tanto, hay que replantear el impacto que esas reformas le están haciendo al nicaragüense de todos los estratos.

¿Ya tienen listo el recurso contra la reforma tributaria, que han venido diciendo que interpondrían?

No. Tenemos 60 días para hacerlo y en ese sentido el equipo legal está haciendo, prácticamente, el cierre de lo que va a ser ese recurso. Al mismo tiempo, estamos poniendo a las empresas al tanto de lo que significa esta reforma, porque es parte del compromiso que tenemos con las empresas, para que vean la manera, en medio de esta situación tan complicada para las empresas, de lograr su sostenibilidad y de seguir preservando empleo y esto tiene que ver de nuevo con lograr que esta negociación avance y que, efectivamente, lleguemos al plazo que se ha dado como fecha y que salga ese acuerdo. Estoy seguro que eso también va a tener un impacto económico y no solo va a ser en la institucionalidad, sino también en la situación socioeconómica.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep y representante de la Alianza Cívica en el Diálogo. Archivo/END

¿Cuáles son esas recomendaciones para mitigar el impacto de las reformas tributarias?

Las empresas han hecho lo humanamente posible para sostenerse, para no cerrar, obviamente, esto es un proceso porque debieron pasar por reducción de costos, por un cierre parcial o un despido parcial, y luego estás llegando a un punto donde dejás de operar mientras esta situación no cambia.

En este sentido, lo que nosotros le hemos dicho a las empresas, especialmente a las pequeñas, es que estén atentas a este esfuerzo que se está haciendo porque, si esto realmente funciona, nosotros vamos a poder darles la oportunidad de reiniciar sus operaciones. Lo que hemos dicho a quienes han cerrado, es que no cierren la personería jurídica y que la mantengan vigente mientras culmina este proceso de negociación.

El sector privado también se ha quejado de las tierras que continúan tomadas, ¿cuál es el último dato que manejan?

Siguen tomadas. Según el último inventario que maneja Upanic hay todavía 4671 manzanas tomadas. Por eso también hablábamos que parte de la agenda nuestra (como Alianza) es que todos aquellos confiscados durante o por razones de los sucesos acontecidos a raíz del 18 de abril, igual que a las personas a las que les ocuparon sus propiedades, sean devueltas.

Eso incluye a las oficinas de Confidencial y de las ONG, que se les devuelvan sus oficinas; ese es el tipo de discusión, de negociación, de lucha que vamos a llevar en la mesa de negociación para que nuestros derechos no sigan siendo ni secuestrados ni confiscados. 

En cuanto a despidos, ¿cuál es el porcentaje que registran hasta la fecha?

En cuanto a despidos, el 17%, solo para hablar en términos de estadísticas formales, es el porcentaje que se ha reducido de las personas que estaban en el INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) a raíz de la crisis. Muchos de estos sectores son, lamentablemente, de los que mientras no haya respuesta política a esta situación esa realidad no les va a cambiar. La protección del empleo existente y la creación de oportunidades de empleo para el que no tiene o lo perdió son también banderas fundamentales de esta lucha.

Una pregunta personal, no como presidente del Cosep. ¿Qué  momento de la crisis presenciaste y te marcó?

En primer lugar, lo que sucedió el 19 de abril, cuando vimos a los primeros nicaragüenses asesinados. El 18 hubo una situación que rechazamos, en ese momento fueron destrozos a la infraestructura, pero el 19 fueron los primeros asesinados, eso fue un punto de quiebre.

Luego hubo momentos muy emotivos. Acompañar a nuestros obispos a Masaya, para mí fue un día muy emotivo e importante desde el punto de vista de lo que vimos en la gente, de la alegría de la gente, de la esperanza de la gente, que después de tantos días de situación de represión y de vivir en un estado de sitio, que ellos pudieran volver a caminar en las calles acompañando a los obispos fue realmente un momento muy, muy emocional, inolvidable.

Un segundo momento igualmente emotivo fue la madrugada de la situación de la Divina Misericordia, que nos tocó estar ahí acompañando el proceso para la salida de los muchachos y luego recibir a los sobrevivientes en los predios de catedral fuera de peligro.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep y representante de la Alianza Cívica en el Diálogo. Archivo/END

Y el pasado sábado 16 con lo que significó haber pasado por la experiencia de trabajar de alguna manera en asegurar que todos estos muchachos, que estaban resguardándose en distintos lugares de la carretera Masaya, pudieran salir sin presentar ninguna situación que lamentar, que salieran ilesos y llegaran sanos a sus familias, al igual que la salida de los detenidos de Auxilio Judicial y su entrega a sus familiares en Faganic.

¿Has sentido ese temor de ser alcanzado, igual que los manifestantes, por una bala?

Obviamente da temor, no podés dejar de sentir miedo y no solo por vos, por tu familia, por tus amistades, por tus compañeros en la Alianza, por cada persona que pudiera ser afectada,  y sabés que hay posibilidades para que se dé una situación de riesgo, pero creo que el esfuerzo y lo que vos ves en la gente, la alegría que vimos cuando los 165 detenidos fueron liberados el sábado 16, que la gente saliera a las calles y que ondeara la bandera con alegría, hacen que esos esfuerzos valgan la pena y dan ganas de seguir luchando por esa Nicaragua donde haya libertad, justicia, democracia, seguridad y progreso.