•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La “Mesa de Unidad Nacional Evangélica”, dio a conocer la mañana de este lunes los nombres de los pastores que participarán como testigo y asesores en la mesa de diálogo nacional entre el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

A través de un comunicado de prensa, la “Mesa de Unidad Nacional Evangélica”, integrada por las principales instituciones evangélicas del país, informó que el pastor Jorge Ulises Rivera tendrá la función de testigo en las negociaciones, mientras los pastores Roberto Rojas Moya y Adolfo Sequeira serán sus asesores.

 Lea: El Papa urge solución en Nicaragua

“La Mesa de Unidad Nacional Evangélica, de carácter permanente, se ha conformado para ser la institución cristiana evangélica que presente la voz profética pastoral en la unidad del espíritu sobre los temas de importancia nacional”, expresa la nota de prensa donde a su vez muestran el respaldo a los pastores designados a participar en el diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica.

Las instituciones que respaldan a la nueva “Mesa de Unidad Nacional Evangélica” son: La Alianza Evangélica Nicaragüense (AENIC),  el Consejo Nacional de Pastores Evangélicos de Nicaragua (CNPEN), la Federación de Iglesias Evangélicas de Nicaragua (FIENIC), el Centro Intereclesial de Estudios Teológicos y Sociales (CIEETS), el Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas de Nicaragua (CNIEN), el Centro Cristiano de Derechos Humanos (CCDH), Pastores Unidos por la Nación (PUN) y Amigos Pastores por Ti Nicaragua (APPNIC).

 De interés: Alianza exigirá libertades y garantías ciudadanas

Según Jorge Ulises Rivera, los pastores aún no tienen una fecha exacta en la que se integran a la mesa de negociación. "Estamos esperando que nos digan ya pueden entrar y las formas en que se hará. Nosotros somos testigos y garantes y al estar en la mesa certificamos lo que se está discutiendo. Al no tener una ruta clara hasta donde llega mi participación como titular es muy apresurado decir algo sobre lo que voy a decir o hacer", explicó el religioso. 

Pastores que participarán en el diálogo. Foto: Oscar Sánchez/END

Una de las propuestas de la unidad de evangélicos es que representantes de Estados y Gobiernos acreditados puedan ser invitados para ser testigos y garantes. "Expresamos nuestro firme llamado a las partes encontradas en la mesa de diálogo nacional a encontrar beligerancia, responsabilidad y seriedad, tolerancia y honestidad ante el pueblo", expresan los evangélicos en conferencia de prensa. 

Los evangélicos aseguraron que una de las peticiones, tanto nacionales e internacionales, es la liberación de las personas que fueron detenidas en el contexto de las protestas antigubernamentales. "Nosotros como nicaragüense anhelamos eso”, expresó Norman Marenco, representante de la iglesia evangélica.  

La invitación hecha por el Gobierno y la Alianza Cívica hacia los pastores, también fue enviada a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), sin embargo, los obispos de Nicaragua decidieron el pasado 8 de marzo no participar en la mesa de diálogo.

Los obispos consideraron que este momento histórico le corresponde resolverlo a los laicos, mientras que los religiosos mantendrán sus oraciones.

"Deseamos que este esfuerzo llegue a buena meta e informamos que hemos respondido a la carta recibida, comunicando a los participantes que no estaremos presentes físicamente en el foro de negociaciones", informó la CEN a través de un comunicado.

 Además: “Podríamos ver una Nicaragua que vuelve a crecer, si logramos un acuerdo político”

Las negociaciones entre el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica se reanudaron el pasado 27 de febrero luego de ocho meses de un primer fallido diálogo que inició en mayo del año pasado.

Nicaragua sufre una crisis sociopolítica desde el 18 de abril de 2018, que ha dejado más de 325 muertos, más de 600 manifestantes presos y una economía en caída, además de miles de exiliados, quienes han dicho que abandonaron el país por temor a ser arrestados, golpeados o asesinados, o porque no hay condiciones laborales, de acuerdo con organismos de derechos humanos.