• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) condenó este lunes la persecución contra el periodista David Quintana, quien desde su plataforma digital Boletín Ecológico ha denunciado actos de represión contra manifestantes antigubernamentales.

Las amenazas que venía recibiendo el periodista desde hace algún tiempo, pasaron a los hechos este domingo, cuando llegaron a su casa varias patrullas de policías y civiles armados en motos.

“El caso de Quintana es la prueba de que están criminalizado hacer periodismo independiente en Nicaragua (…). Persiste el asedio contra el periodismo”, expresó Pablo Cuevas, abogado de la CPDH.

“Hacemos un llamado a las autoridades policiales a detener la represión. Los periodistas tienen el derecho constitucional de informar y no pueden ser criminalizados por hacer su labor”, manifestó Cuevas.

Quintana, quien habló por teléfono con El Nuevo Diario, dijo estar oculto y que desde hace semanas había denunciado que le enviaban mensajes de texto amenazantes por las redes sociales.

El pasado sábado 23 de marzo, cuando opositores realizaron “piquetes exprés” en el centro comercial Metrocentro, Quintana estaba reportando lo que sucedía y fue fotografiado por uno de los policías.

Quintana también relató que este domingo, cuando los policías y parapolicías llegaron a su casa a buscarlo, huyó por la parte trasera de la vivienda por temor de lo que le pudieran apresar.

“Mis familiares me contaron que la policía llegó y preguntaron: ‘¿David Quintana?’ Ellos les dijeron que no estaba, que no vivía ahí. Nada más y se fueron”, dijo el periodista.

“Aunque tomé mis medidas, estoy reflexionando y me doy cuenta que para mí migrar no es opción, así que siento que pronto volveré al trabajo”, dijo Quintana.

Pablo Cuevas, de la CPDH, afirmó que el ejercicio periodístico independiente “sigue siendo blanco de persecución por el Gobierno” y el caso de Quintana se suma a decenas de casos de periodistas que han tenido que abandonar el país por esa represión.

Precaución

“Al ver tres patrullas con policías y tres motos con civiles, me alerté y tuve que huir”, relató el periodista, quien fue colaborador del canal 100%Noticias, cerrado y allanado por la policía el 21 de diciembre, cuando también detuvieron a los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda.

“Busqué protección cuando se llevaron detenido a Miguel Mora, pero no pasó a más. Tomé precauciones porque toda la prensa nacional está asediada”, comentó Quintana este lunes.

El periodista cree que el asedio policial que sufre, también se debe a la reciente publicación de un reportaje sobre el arrebato de tierras a indígenas en la región caribeña, por colonos y la falta de acción del Gobierno ante esa ilegalidad.

“Eso no me va a intimidar. Solo me estoy tomando una pausa para reflexionar y estaré de regreso a mi trabajo”, afirmó Quintana, quien dijo que colabora con la red Conecta, en Estados Unidos; los medios Ticavisión, en Costa Rica; Nicaragua Actual y Radio Corporación