•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Carlos Valle, exconcejal de Managua, a quien excarcelaron en el primer grupo de 100 manifestantes el 27 de febrero, asegura que tramita una demanda contra el Estado de Nicaragua por los daños ocasionados a él y su familia.

Valle comentó que durante 178 días soportó maltratos crueles y torturas de todo tipo en las cárceles, solo por exigir la liberación de su hija Elsa Valle, quien el año pasado estuvo 75 días en prisión, por apoyar protestas estudiantiles en las afueras de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Además, Valle relató que por apoyarlo a él y a su hija, los demás miembros de su familia habrían sido golpeados y retenidos momentáneamente, entre ellas se incluye a su esposa, Rebeca Montenegro, así como a sus hijos, Rebeca y David Valle.

El exconcejal comentó que por causa del encierro y los malos tratos por policías de El Chipote y oficiales del sistema penitenciario, su hija Elsa Valle perdió un embarazo, por falta de atención médica, mientras que el padre del bebé perdió la vida en un ataque policial en los tranques.

"Esto ha afectado a toda la familia, hay mucha tensión y a esto hay que agregar el asedio y acoso policial y de los miembros del partido de gobierno en el barrio. Por eso voy a levantar una demanda contra el gobierno de Nicaragua", comentó Valle.

Situación delicada y desgastante

La licenciada Yessenia Paz, psicóloga y médico forense, señaló que  la situación para los manifestantes presos y excarcelados la situación es delicada y desgastante, por lo tanto si no acuden a un tratamiento para poder asimilar internamente las experiencias traumáticas vividas, puede ser muy letal.

"Los pensamientos negativos pueden ser recurrentes y no todos podemos asimilarlos de la misma manera y puede crear secuelas que afecten la vida diaria de la persona, en la sociedad, en su vida familiar y en el ámbito laboral", dijo la licenciada Paz, destacando que los daños son graves.

Mientras, Valle dice que le dará forma a la demanda judicial contra el Estado de Nicaragua y aclaró que de manera paralela se dedicará a garantizar a su hija atención especializada, gracias al apoyo de las organizaciones Médicos Unidos de Nicaragua y Médicos Sin Fronteras.

Los Valle son parte de los más de 700 manifestantes que estuvieron o están en prisión en Nicaragua, desde el estallido de la crisis, en abril pasado.