• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Al menos tres manifestantes que fueron excarcelados en el marco de las negociaciones entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno, han sido recapturados por la policía en los últimos ocho días, según denuncias interpuestas en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El último de los casos conocidos es de Einer José López Espinoza, quien había salido del penal el 27 de febrero en el primer grupo de más de cien protestantes excarcelados, pero a las 4:30 a.m. de este martes fue detenido nuevamente en su casa.

“Estábamos acostados y golpearon a la puerta. Eran como 22 policías y el que estaba encapuchado comenzó a preguntar dónde estaban las armas, aunque no encontraron nada, se lo llevaron, diciendo que su moto la usaba para cometer robos”, dijo Katherin Zapata, esposa del detenido.

Agregó que registraron todo e incluso a su bebé de un año y medio la levantaron de su cuna para revisar entre sus sábanas.

Arnulfo López y Katerin Zapata, la esposa del detenido.  Rafael Lara/END

Según Zapata, luego de los gritos de los uniformados, ahora la niña está sensible y se asusta por cualquier cosa.

“Él estaba bajo la figura alterna de casa por cárcel. Ya se había presentado para compromiso de firmar en los juzgados y pronto le tocaba audiencia porque a él lo sueltan, pero el proceso por el que estaba preso continuaba vigente”, dijo Zapata.

Añadió que a su marido, de 25 años, lo acusaron de ser cabecilla del tranque de Rubenia y estar supuestamente implicado en el robo a la gasolinera de ese barrio.

Este martes, abogados de la CPDH se presentaron al Distrito II de la Policía, pero no les brindaron información sobre el detenido.

Otro de los recapturados fue Bryan Stevens Alemán, el martes 19 de marzo, quien aunque fue liberado el sábado, tiene ahora una nueva acusación por amenazas de muerte, informó Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH.

Este lunes ocurrió la detención de otro de los liberados, pero Cuevas no dio mayores detalles de este caso.

Arnulfo López, abogado que acompañó a Zapata al Distrito II de la Policía, donde fue llevado Einer López, dijo que informaron al jefe de la delegación que el joven fue beneficiado por los acuerdos y fue beneficiado entre los primeros liberados.

Por delitos comunes

El abogado señaló que las acusaciones que ahora se están imputando a los protestantes liberados son delitos comunes, como tenencia ilegal de armas, amenazas y robo.

Cuevas señaló que estas son tres denuncias que hasta el momento le han llegado de recapturados; sin embargo, a otros que sacaron con la medida de casa por cárcel, la policía los continúan asediando.