• Estelí |
  • |
  • |
  • Edición Web

La mayoría de autobuses que prestan servicio de transporte colectivo en Condega salieron aplazados tras un chequeo mecánico y de emisión de gases que impulsa el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).

Por eso las autoridades ordenaron a sus dueños que deben mandarlos a reparar en aras de garantizar la seguridad de los usuarios, y de los conductores mismos.
Autoridades municipales en coordinación con el MTI, luego de realizar inspección mecánica a las 10 unidades de servicio de transporte público de Condega, determinaron que solo dos cumplieron con los parámetros.

Rufino Talavera, Víctor Poveda, Julio González y Fredman Centeno, dueños de autobuses del transporte colectivo, expusieron que acatarán las orientaciones dadas por las autoridades aunque están conscientes de las limitaciones que genera la crisis económica que atraviesa el país.

En las dos terminales de autobuses que funcionan en Estelí, hay al menos diez cámaras de seguridad con personal que monitorea minuto a minuto cada movimiento. Archivo/END

Coincidieron en señalar que debido a los acontecimientos registrados en el país durante el último año la demanda de pasajeros se ha bajado casi en un 40%.

Antes de la crisis, transportaban aproximadamente entre 60 y 80 personas, en dos itinerarios que realizan las unidades desde el sector urbano de Condega hacia territorios como Venecia y San Jerónimo, y aunque pasan por varias comunidades también hay otros autobuses que hacen recorridos desde la ciudad de Estelí hasta San Sebastián de Yalí.

La crisis golpea menos a los transportistas que cubren itinerarios hacia la zona suroeste del municipio de Condega, puesto que son los únicos que atienden esos sectores, según dijeron.

Sin embargo, pobladores como Manuel Torres y José Peralta, dijeron que antes viajaban desde sus comunidades una vez por semana a realizar diligencias familiares a la ciudad de Condega, sin embargo ahora por la crisis económica solo lo hacen una o dos ocasiones al mes.

El inspector de la dirección del área de transporte terrestre del MTI, en el departamento de Estelí, José Leonardo Martínez Paz, explicó que de todas las unidades de transporte colectivo del municipio de Condega, han sido sometidas a rigurosos chequeos y la que no cumpla con las orientaciones no puede salir a realizar los recorridos.

En esos casos envían vehículos emergentes para no afectar a los usuarios.

En las dos terminales de autobuses que funcionan en Estelí, hay al menos diez cámaras de seguridad con personal que monitorea minuto a minuto cada movimiento. Archivo/END

Sin embargo tomado en cuenta las condiciones de los caminos hacia las zonas donde estos viajan, se tomaron algunas consideraciones, aunque Martínez Paz destacó que los dueños de autobuses deben de ir pensando en sustituirlas por una nueva, porque estas ya están por concluir su vida útil.

Las unidades de transporte presentaron problemas en el sistema de rodamiento tales como hojas de resorte, chasis, asientos y llantas en malas condiciones.

El funcionario del MTI dijo que ya han realizado el chequeo mecánico y de emisión de gases en las camionetas de acarreo y a las 23 unidades de taxi que funcionan en el municipio.

El delegado de transporte de la alcaldía municipal de Condega, Ramiro Sánchez, dijo que esta inspección mecánica debe hacerse dos veces al año por ley.

La idea es que todas las unidades de servicio público en este municipio anden en buen estado para evitar accidentes y garantizar una buena atención al usuario.

En las dos terminales de autobuses que funcionan en Estelí, hay al menos diez cámaras de seguridad con personal que monitorea minuto a minuto cada movimiento. Archivo/END

Por otra parte, Denis Molina, presidente de la Cooperativa de Transportistas del Norte Luis Enrique Benavides, conocida como COTRANLEB, dijo que tratan de estar al día con las condiciones mecánicas de las unidades, aún en medio de las dificultades económicas.

“Se trata de un compromiso moral con el usuario de no solo brindarle buen trato sino también seguridad”, considera Molina.

En las dos terminales de autobuses que funcionan en Estelí, hay al menos diez cámaras de seguridad con personal que monitorea minuto a minuto cada movimiento. Solo en lo que va del año más de diez delitos de robos y estafas han sido evitados en ambas terminales.