•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Por primera vez, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), intervino en el segmento de alto nivel de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para poner en la agenda internacional el caso de Nicaragua, logrando una resolución de condena.

La resolución de Naciones Unidas sobre Nicaragua, aprobada por 23 Estados miembros, recoge las preocupaciones de estos países por las crecientes restricciones al espacio cívico y las expresiones de disensión en Nicaragua, incluido el cierre de medios de comunicación independientes y la cancelación del registro de varias organizaciones de la sociedad civil.

El comisionado Joel Hernández, primer vicepresidente de la CIDH, fue el rostro visible en el segmento de alto nivel de la ONU, participando activamente durante el 40º Período de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos, en la que se refirió a la crisis nicaragüense.

El pasado 27 de febrero, Hernández realizó una presentación ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, alzando su voz por Nicaragua, y en la que insistió que se deben liberar inmediatamente a los manifestantes presos. 

El Comisionado Hernández también participó como ponente en otros dos eventos que se desarrollaron de forma paralela al 40º Período de Sesiones de la ONU, ambos sobre Nicaragua.

El primero tuvo lugar el 5 de marzo en una sala adjunta a la del Consejo de Derechos Humanos, y fue organizado por Amnistía Internacional y el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), quienes pidieron la colaboración de la CIDH para presentar un análisis basado en los hallazgos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para Nicaragua (GIEI).

Por otro lado, el 7 de marzo la CIDH participó en un debate interactivo del Consejo de Derechos Humanos, y el 19 de marzo también intervino en un evento paralelo donde presentaron el trabajo realizado en el terreno por el Mecanismo Especial de Seguimiento de Nicaragua (MESENI), detalla la Comisión en una nota de prensa y en la que saluda la resolución de Naciones Unidas.

“Nuestra participación en estas sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU estuvo enfocada en darle visibilidad a la grave situación de derechos humanos en Nicaragua”, señaló el Comisionado Hernández.

ALCANCES DE LA RESOLUCIÓN

La resolución, bajo el título “Promoción y protección de los derechos humanos en Nicaragua”, también condena las violaciones a los derechos humanos y abusos ocurridas desde abril de 2018, y llama al Gobierno de Nicaragua a liberar a todas las personas detenidas ilegal o arbitrariamente.

Asimismo, lamenta la decisión del Gobierno de Nicaragua de suspender la misión del GIEI y el MESENI, y llama a reanudar la cooperación con la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Organización de Estados Americanos y la misma CIDH.

En los últimos diez años, la CIDH ha tratado de ampliar su colaboración con el sistema de derechos humanos de la ONU y con otros mecanismos regionales, y es parte de la labor que pretenden impulsar a través de un Plan Estratégico hasta el año 2021.

A través de ese trabajo, la CIDH pretende desarrollar y promover “actividades conjuntas en sus diferentes mecanismos”.

FORTALECER TRABAJO

DGA tiene 6 meses sin responder reclamos de medios de comunicación

“El aumento de la colaboración entre el sistema universal de derechos humanos y los mecanismos regionales de derechos humanos ha sido un objetivo de las Naciones Unidas desde la Conferencia de Viena de 1993, y ha sido reiterado por resoluciones de este Consejo de Derechos Humanos”, dijo en su presentación ante el Consejo el Comisionado Joel Hernández.

Desde el año 2014, cuando firmaron una Declaración Conjunta de cooperación con la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la CIDH y la ONU han estado intensificando todas las áreas de cooperación mutua.

Según Hernández, en algunos países de la región ciertas expresiones  encubiertas de discriminación como la xenofobia, la misoginia, la homofobia, están ganando terreno.

En 2017, la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la CIDH crearon el Mecanismo Conjunto de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, con el objetivo de fortalecer las capacidades de ambas instituciones, para la protección de estas personas.

“En este contexto, se hace más indispensable que nunca el trabajo colaborativo con el sistema universal de derechos humanos”, puntualiza la nota de prensa.