•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cuando alguien llega por primera vez al consultorio de la uróloga Lizett Navarrete, el semblante del paciente cambia por completo.

Navarrete, con mucha seguridad, pregunta al paciente si prefiere que lo atienda otro hombre, pero algunos deciden pasar la consulta con ella.

El trabajo de la uróloga incluye el examen de próstata tradicional, con el cual tocará las partes íntimas de su paciente, como señala el sitio web Medlineplus, “inserta un dedo enguantado y lubricado dentro del recto para palpar la próstata y examinar bultos o cualquier irregularidad”.

En el ámbito social se cree que solo hombres mayores de 40 años con problemas eréctiles y prostáticos deben acudir a estos especialistas. Archivo/END

Según los médicos consultados, en Nicaragua se estima que existen 60 especialistas en Urología, no obstante el número de doctoras no supera la decena; una de ellas es Navarrete, de 48 años, graduada en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

¿Aceptan los hombres a una doctora que los examine?

“Esperar que los pacientes me aceptaran no fue tan difícil, pero sí un poco incómodo, porque cada vez que me miraban, se les notaba la cara de susto diciendo: ‘¿Yo esperaba a un varón!’ Y hacían comentarios diciendo que no era posible, porque sabían que en Urología solo hombres había”, relató Navarrete.

“De vez en cuando aparece el hombre que no se quiere dejar revisar y piden que lo valore mejor un varón, principalmente cuando tienen problemas en los genitales”, revela.

Al igual que Navarrete, la uróloga Xóchitl Fuentes Benavides, quien labora en el hospital Antonio Lenín Fonseca, dijo que los hombres en su mayoría se echan hacia atrás cuando se enteran que existen mujeres en esa rama médica, aunque considera que “las mujeres son más delicadas al realizar el chequeo  pertinente”.

Según la Confederación Americana de Urología, esta especialidad médico-quirúrgica “se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos; así como de las enfermedades del aparato genital masculino, sin límite de edad”.

La práctica urológica no se limita a edades específicas, sin embargo, en el ámbito social se cree que solo hombres mayores de 40 años con problemas eréctiles y prostáticos deben acudir a estos especialistas.

“El úrologo no solo atiende a adultos, estamos con los pacientes desde que nacen y hasta sus últimos días. No podemos calificar a la especialidad solo para adultos, tratamos problemas renales y eso se da en todas las edades”, explica la doctora Navarrete a El Nuevo Diario.

En Nicaragua se estima que existen 60 especialistas en Urología. Archivo/END

Problemas culturales

La doctora Xóchitl Fuentes  destaca que es necesario que la población sea educada en cuanto a su salud y elimine tabúes sobre el trabajo que se realiza a través de la Urología.

“La gente necesita conocer qué partes del organismo ve el especialista, no solo cuestiones de próstata, también se ven los riñones, vejiga, uréter, uretra, pene y testículos”, explicó fuentes.

Fuentes es la primera especialista en esa rama trabajando como médico de base en el hospital público Antonio Lenin Fonseca, y relató que “la práctica se veía algo machista porque normalmente siempre hay prejuicios”.

Por su parte, Maycol Sánchez, de 55 años, ya se ha realizado chequeos con urólogos de ambos géneros y relata que en la primera ocasión le correspondió con un varón, sin embargo, la siguiente vez se sorprendió por ver a una mujer en el consultorio.

En la actualidad en la Urología sólo se reservan a cirugía abierta algunos casos complejos o procedimientos específicos calificados como imposibles de realizar por endoscopía. Archivo/END

“Cuando vi a la doctora me asusté y le dije que ella no me podía revisar porque las mujeres revisaban a las mujeres”, relató Sánchez, quien luego de haber sido persuadido por la uróloga dio cancha para proceder con el chequeo y el examen rectal donde se le detectó que tenía prostatitis aguda.

Sánchez señala que es importante realizarse chequeos médicos con los urólogos y no dejarlo a última hora porque podría traer consecuencias, además, refirió que no debe importar cuál es el género del médico, porque al final la salud es lo que importa.

El doctor Orlando Lúquez Sequeira, cirujano urólogo de la Clínica Medicentro en Managua,  dice que es importante que los varones se realicen los exámenes prostáticos pertinentes.

Es necesario, señaló Lúquez, que los hombres se animen a practicarse el tacto rectal para detectar si hay o no problemas de próstata.

“Se tiene que ver a tiempo (…), entre más tiempo pase, obviamente puede ser que la probabilidad de vida puede ser menor”, advierte.

Según el especialista los hombres prefieren realizarse chequeos con varones, porque con las mujeres les da pena, aunque quienes son más reacios son las personas de las zonas rurales.

Lúquez explica a El Nuevo Diario que es lamentable que la mayor parte de los especialistas en Urología se centren en Managua, ya que debería expandir, porque es una necesidad de tratamiento nacional.

Diagnósticos frecuentes

Los pacientes mayores de 45 años presentan regularmente problemas prostáticos, mientras que los jóvenes, según relató la doctora Navarrete, llegan a tratarse por dificultades de cálculos renales y genitales, como quistes e infecciones, aunque la mayoría llegan por tratamiento prostático, eventualmente se encuentran casos de tumores y problemas de cáncer.

En 2017, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) procesó 20,408 exámenes para detectar alteraciones en la próstata. Archivo/END

“Los jóvenes, normalmente se tratan por problemas de cálculos renales y problemas genitales, como quistes e infecciones, pero la mayor cantidad de mis pacientes son mayores de 50 años”, detalla Navarrete.

La especialista explica que “no solamente los hombres van al urólogo, las mujeres también la visitan por todo lo que tiene que ver con el sistema urinario, hay muchos problemas en las mujeres que son secundarios a los procesos ginecológicos, como la incontinencia urinaria y eso es tratado por los urólogos”.

En la actualidad en la Urología sólo se reservan a cirugía abierta algunos casos complejos o procedimientos específicos calificados como imposibles de realizar por endoscopía, si bien es presumible que cualquier intervención llegue a ser manejada en primera instancia mediante la laparoscopía o robótica.

¿Qué tan frecuente es la enfermedad?

En 2017, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) procesó 20,408 exámenes para detectar alteraciones en la próstata.

De acuerdo con el anuario estadístico del INSS, de las 20,408 muestras revisadas en 2017, solamente 942 mostraban algún tipo de alteración en la próstata.

En comparación con 2016, para 2017 hubo una disminución de 31.1% en la detección de 1,368 muestras alteradas, de un universo de 21,223 exámenes practicados.