•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau cumplen este domingo 100 días de permanecer apresados y el paso del tiempo en el sistema penitenciario ha causado en ellos severos daños físicos, emocionales y psicológicos.

Según Julio Montenegro, abogado de ambos comunicadores, Mora sufre de afectaciones en la vista debido a la casi inexistente iluminación de la celda en la que permanece recluido.

 Lea: Cruz Roja garantizará “liberación definitiva” de todos los manifestantes

Sobre el estado de salud de Pineda Ubau, familiares han denunciado que la periodista tiene una marca en la zona lumbar que antes no presentaba, además de permanecer en una celda bajo muy malas condiciones.

Verónica Chávez, esposa de Mora agrega que el área en donde permanece su marido, que es conocida como “El Infiernillo”, es un sitio donde se ubica a criminales de máxima peligrosidad.

Por sus dimensiones, el periodista encarcelado cataloga a la celda como tumba.

“Es un pequeño espacio de 2x3 metros (ancho y largo), no hay circulación de aire, no tiene luz. En el último relato que Mora compartió con sus familiares les dijo que tenía que ponerse de puntillas en la litera de la cama para poder recibir los rayos del sol, cuando está en su punto máximo”, contó Montenegro.

 De interés: ¿Cómo diferenciar jurídicamente a los presos por causas política de los reos comunes?

“Ahí le llaman El Infiernillo, él (Mora) les llama tumbas, dice que es como una tumba donde lo tienen”, manifestó Chávez.

Chávez dice que a El Infiernillo van los reos considerados de alta peligrosidad, “y Miguel no es ningún narcotraficante, violador o asesino, como los que mantienen en esas celdas”, dijo.

Agrega que a lo largo de estos cien días ha exigido la libertad de Mora, porque es inocente de los cargos que se le imputan.

“Él está privado de su libertad, pero no de sus derechos humanos, entonces no entiendo por qué no lo dejan tomar el sol, lo tienen aislado, lo tienen sin luz, le están violando sus derechos humanos”, afirmó Chávez.

 Además: Universitarios de Nicaragua escépticos ante acuerdos entre la Alianza Cívica y Gobierno

En este sentido, la esposa de Mora señaló que otro tipo de violaciones a los derechos de su esposo está referido a la restricción del tiempo de visitas familiares y la negativa a que el periodista sea valorado por un médico privado para determinar el grado de afectación a su vista.

En el caso de Pineda, Montenegro ha entregado al juez competente un escrito para solicitar que sea valorada por un médico privado, ya que los familiares de ella rechazaron los resultados de una evaluación avalada por el Instituto de Medicina Legal (IML) que realizó una pediatra.

PROCESO JUDICIAL IRREGULAR

Mora y Pineda Ubau, director y jefa de prensa del Canal 100% Noticias, fueron apresados el 21 de diciembre del 2018, tras el allanamiento de ese medio por parte de efectivos policiales.

Desde esa fecha y hasta finales de enero permanecieron en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), posteriormente Mora fue remitido al Sistema Penitenciario Nacional, a la cárcel “La Modelo”, mientras que Pineda Ubau fue enviada a “La Esperanza”, ambos reclusorios ubicados en el municipio de Tipitapa.

 También: Diálogo alcanza acuerdo en libertad de expresión, ONG y tomas de tierra

Según su abogado defensor ambos son víctimas del sistema de justicia nicaragüense que ha dado largas al inicio de su juicio y niega las constantes peticiones legales para declarar la nulidad del proceso, en el que se les acusa de “proposición, provocación y conspiración para promover actos de terrorismo”.

En tres ocasiones ha sido suspendida la audiencia inicial del juicio, argumentando “motivos de fuerza mayor” para no comenzarlo.

“Ese concepto de fuerza mayor no es tal, si nos vamos directamente al contenido de la doctrina, ese concepto que se está aplicando es como una medida que se ha buscado, pero no es una medida sustentada (en Derecho)”, explicó Montenegro.

La última suspensión del juicio se registró el 18 de marzo pasado y, según argumentó el juez Noveno Distrito Penal del Juicio, Edgar Altamirano López, la decisión se debió a que el Sistema Penitenciario no trasladó a los periodistas hacia los tribunales.

 Lea más: Gobierno se compromete a “liberación definitiva” de manifestantes presos en Nicaragua

En este sentido, la audiencia contra ambos fue reprogramada para el 29 de abril próximo.