•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Cardenal Leopoldo José Brenes, obispo de la Arquidiócesis de Managua, se pronunció mediante un comunicado emitido en la página oficial de dicha institución religiosa, por los actos de violencia y represión por parte de simpatizantes del Gobierno y agentes de la Policía Nacional contra quienes pretendían participar en la “sentada nacional”.

El comunicado emitido en  horas de la noche, cita que “su eminencia lamenta los hechos violentos realizados esta tarde, donde fueron detenidos varios ciudadanos”, exhortó Brenes, quien junto a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua decidió desligarse de la mesa de negociación entre el gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

El cometido continúa diciendo que solicitan a los nicaragüenses seguir elevando oraciones por el país.

“Pedimos a todos nuestros fieles y comunidades parroquiales que intensifiquen  los momentos de oración, pidiendo a Dios por la paz de Nicaragua", puntualizó Brenes en el comunicado divulgado por las redes sociales.

Al igual que Brenes, obispos de la Conferencia Episcopal han utilizado las redes para denunciar el atropello dado este sábado.

Monseñor Silvio Báez posteó que “es indignante que otra vez hoy en Nicaragua, policía y civiles violentos agredan, apresen y hieran a civiles que se manifiestan pacíficamente”.

Por su parte, monseñor Jorge Solórzano, de la Diócesis de Granada, dijo que “seguimos viviendo momentos de violencia y falta de respeto a la vida humana en nuestra Nicaragua”.

Solórzano pidió que en este tiempo de Cuaresma “el Señor nos conceda fuerzas para luchar contra el mal y retomar el camino del bien”.

Monseñor Rolando Álvarez, de la Diócesis de Matagalpa, recordó el comunicado del 8 de marzo, fecha en la que decidieron retirarse del Diálogo y dijo en Twitter que elevaba su solidaridad Cristiana con el pueblo de Nicaragua.