•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes, exhortó a la población a evitar la violencia, y dijo que la Cruz Roja Internacional tendrá un duro trabajo al momento de cotejar las listas de personas encarceladas por manifestarse en las calles desde abril del año pasado.

Luego de celebrar una misa en la parroquia San Francisco de Paula, en el municipio de San Francisco Libre, el cardenal Brenes comentó a El Nuevo Diario sus consideraciones sobre los hechos ocurridos el sábado pasado en Managua, cuando un pistolero hirió a tres manifestantes en el estacionamiento del centro comercial Metrocentro.

Asimismo, dio sus impresiones sobre el diálogo y los primeros acuerdos.

Usted concluyó su misa con un llamado a la no violencia

Desgraciadamente estamos viendo muchas situaciones de confrontación y eso para nosotros, como obispos, es triste, que entre los nicaragüenses sigamos enfrentándonos y siga habiendo situaciones en las cuales nos maltratamos, en las que puedan haber heridos y prisioneros.

Exhorto a toda la población, a los fieles católicos a que intensifiquemos la oración para que puedan desaparecer los  hechos de violencia, de confrontación, que traen heridas físicas y, sobre todo, heridas espirituales. De manera especial, en este tiempo de Cuaresma, que es tiempo de reconciliación, se debe orar para poder mirarnos a los ojos  y poder evitar las tensiones entre hermanos.

¿Cuestionaría la voluntad de las partes para llegar a un acuerdo en el diálogo?

Las personas que están en esos encuentros son las que pueden verdaderamente valorar todo esto, porque no tenemos una información en un documento, se dice hemos llegado a esto, hemos llegado a lo otro, pero todavía no tenemos un documento, por lo menos para que los medios de comunicación lo publiquen con detallitos, muchos comentarios se han hecho, pero no hay un documento así, que todos conozcamos, de manera personal no lo conozco. Sé que dijeron que el viernes se había firmado algo, pero un documento que nos sirva a nosotros de punto de referencia creo que no lo tenemos en mano.

¿Se debe insistir en marchar y pedir permiso para hacerlo?

Las demandas que se hagan desde un ambiente pacífico, siempre son hermosas y deben ser permitidas con tal que no se hagan en un ambiente violento y que no se den las confrontaciones, toda demanda, toda protesta deben ser desde un ambiente pacífico y sin violencia de una u otra parte.

¿Los últimos hechos complican el trabajo del nuncio apostólico y del delegado de la OEA por ser los testigos y acompañantes de las conversaciones?

Toda situación de violencia puede ser un paso hacia atrás, de las cosas que se están platicando (en las negociaciones). Ellos están ahí en el fuego de las pláticas y también no solamente podrán ser testigos de lo que se está haciendo adentro, sino también de las cosas que se están haciendo afuera.

El Cardenal Leopoldo Brenes en la parroquia de san francisco de paula, departamento de Managua. Óscar Sánchez/END

De forma clara no tenemos mucho conocimiento, así en un documento que plasme lo que ahí se está diciendo, esperamos que todo se haga en beneficio del bien común y como el Santo Padre lo pide de manera especial. El Papa hablaba de una urgencia al decir que esto (el diálogo para lograr un acuerdo) se haga lo más pronto posible, decía su mensaje del domingo.

¿Darán seguimiento como obispos de manera más directa a la excarcelación de las personas, ahora con la cruz roja internacional en ese proceso?

Nosotros dijimos en nuestro comunicado que aunque no estaríamos físicamente en estos encuentros (en la mesa del diálogo), sí estaríamos muy cercanos de manera especial en la oración, y lo hemos estado haciendo en nuestras actividades religiosas, sobre todo, en lo que nos compete en la oración, para que las personas que están ahí, en esos encuentros, puedan dejarse iluminar por la fuerza maravillosa del Espíritu Santo, es importante el hecho de seguir conversando con mucha sinceridad.

En un momento dado se nos bloqueó todo ese trabajo y no pudimos seguir adelante, en determinado momento, se nos permitía ir a la cárcel, se nos permitía recibir a los prisioneros, pero de repente se nos cambió la dinámica y se hacía a través de la Alcaldía, o de otra personalidad de cada departamento. Nosotros damos un servicio, pero cuando se nos hace a un lado, nosotros humildemente nos hacemos a un lado.

¿La presencia de la cruz roja internacional, en ese proceso de excarcelar a detenidos, genera confianza?

Creo que sí. No soy quien para sugerir a la Cruz Roja, pero sería bueno que convoque a todos los organismos que tienen listas de personas detenidas y con su lista en mano se pueda ir depurando poco a poco y se pueda tener una lista única y así todos los nicaragüenses sabremos cuántos son los prisioneros.

La Cruz Roja tiene un papel muy duro en la tarea de cotejar las listas y darnos una sola, ojalá que los medios de comunicación la puedan publicar.

Hace unos meses dije que sería interesante que los organismos que tienen las listas (de personas presas por protestar) pudieran depurar sus listados. En aquel momento mencioné a la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), a organismos de derechos humanos, a la Policía, al Gobierno, a la Comisión de la Verdad, cada uno tenía una lista, pero decían números totalmente distintos, en ese momento dije que sería interesante que un delegado de cada organismo se sentaran con lista en mano para poder ir depurando, tomando en cuenta cosas claves, como nombre completo, número de cédula, día que fue detenido, sus familiares y cada uno con lista en mano, lo puedan ir depurando, este sería positivo.

Me alegra que ahora ya se esté llegando a esas conclusiones, porque así sabremos claramente, porque tenemos tantas cifras, unos hablan de 800 y tantos, otros de 600, otros de 300, unos hablan de ciento y resto, no tenemos una cifra exacta.

Todos estos organismos que han estado recibiendo las quejas, recibiendo esta información, que la pongan en manos de la Cruz Roja.