•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares de manifestantes presas en la cárcel “La Esperanza”, Tipitapa, realizaron este lunes un plantón dentro del penal para demandar que las visitas a sus parientes sean cada 15 días, y no cada 21 como ocurren actualmente.

En la protesta, que duró varios minutos, participaron parientes de las manifestantes Olesia Muñoz, Kenia Gutiérrez, Irlanda Jerez entre otros.

“Como familia hicimos una protesta exigiendo que podamos verlos cada 15 días y no cada 21, independientemente del compromiso del Gobierno de liberarlos en 90 días. Pedimos también que les permitan leer las cartas que sus familiares les envían, por ejemplo a Irlanda, una de su hijas le envió una carta y las autoridades no le han permitido leerlas”, indicó Ganímedes Jerez, hermano de la prisionera Irlanda Jerez.

Jerez, relató que mientras protestaban en el interior del penal, las custodias se comunicaron con las autoridades, y estas aparentemente en las próximas horas darán a conocer si accedieron a su petición.

“Ahí estábamos varios núcleos familiares, nuestra demanda es justa, en el Código Penitenciario se establece que después de permanecer un reo seis meses, las visitas deben ser cada 14 días, pero como aquí todo es arbitrario, hacen lo que quieren”, expresó Jerez, quien aseguró que mientras protestaban, su hermana sacó por la ventana del sitio donde está recluida, una manta en la que podía leerse la frase “la libertad no se condiciona”.

Jerez detalló que no contaba con imágenes ni videos de la protesta porque esta ocurrió en el interior del penal, donde nadie puede ingresar con teléfonos celulares.

En la visita de este lunes, Jerez dijo que logró observar en buen estado físico  a su hermana, quien le reiteró una vez más, que “no confía en la buena voluntad  de Ortega y considera que la presión de la aplicación de la Carta Democrática y sanciones europeas son necesarias, duras pero necesarias atacar al mal mayor”.

Mientras los familiares de las reas realizaban una protesta dentro del penal, las prisioneras colocaron estos afiches en las paredes de sus celdas. Cortesía/ END

El pasado 21 de marzo, el Gobierno de Nicaragua  a través de una misiva firmada por el canciller Denis Moncada, informó a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se había  propuesto “continuar y concluir con la excarcelación de presos” en un plazo no mayor de 90 días.

La misiva también especificó, que sería incluida “la liberación de todas las personas que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha identificado como presos políticos, en el marco de la negociación, en un proceso de acuerdo al orden constitucional, legal y administrativo nicaragüense”.

Días antes de este anuncio, el secretario de la OEA, Luis Almagro, envió una carta al Gobierno demandando  “libertad de todos los presos políticos”, para garantizar su presencia en las negociaciones que actualmente se encuentra  en “entre dicho”por el incumplimiento del gobierno al acuerdo sobre las garantías y los derechos ciudadanos de expresarse o manifestarse en las calles.