•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La doctora Verónica Nieto, abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), denunció este lunes que es vigilada por el secretario político del partido de Gobierno de su barrio.

De acuerdo con la denuncia de Verónica Nieto el secretario político promete a pobladores del sector entregar paquetes alimenticios a cambio de dar información sobre ella. 

La abogada Verónica Nieto la semana pasada interpuso una denuncia por tortura en contra de las autoridades del Sistema Penitenciario Jorge Navarro de Tipitapa, mejor conocido como La Modelo.

“Actualmente soy asediada por partidarios del gobierno, en todo caso el secretario político de la zona, de nombre Andrés Abelino Mendoza. Este ha visitado a los vecinos solicitando información de mi persona y mi familia”, denunció ante medios de comunicación la doctora Nieto.

La abogada agradeció a sus vecinos por negarse a dar información personal y consideró deplorables los métodos utilizados por el Gobierno, con el objetivo de intimidarla.

Así mismo, el doctor Julio Montenegro, director del área de defensoría de CPDH, indicó que las acciones contra la doctora Nieto se dan propiamente después de que interpusiera la denuncia en contra de las autoridades de La Modelo. 

Según Montenegro esta denuncia tiene como objetivo instar a que el Ministerio Público investigue a los funcionarios señalados como partícipes de la golpiza, humillación y tortura contra de los manifestantes Francisco Sequeira, Isaac Jarquín y Fredrych Castillo Huete, encarcelados por haber participado en las protestas. 

Julio Montenegro, abogado de la CPDH Por otra parte, la doctora Nieto, en calidad de defensora del reo Jefferson Barbosa, denunció que no se le permitió hacerse presente en la audiencia de su defendido, cuyo proceso está a cargo del doctor Edgard Altamirano, juez noveno de Distrito de Juicio de Managua.

Según la doctora, las autoridad judicial no le permitió entrar a la audiencia solo por no portar su carnet, lo que a su juicio “es puro formalismo y regularmente innecesario”, ya que ella tiene más de una década ejerciendo su labor, primero como fiscal y ahora como defensora.