•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) responsable de haber convocado a las manifestaciones de los últimos fines de semana, no descartan interponer una denuncia formal contra Germán Félix Dávila Blanco, quien disparó contra protestantes el sábado e hirió a varias personas.

Dijeron que están dispuestos a respaldar a las víctimas que directamente sufrieron las agresiones, a interponer las denuncias cuando sea seguro.

“Las denuncias se harían siempre y cuando las víctimas no se expongan y no se tomen represalias. La UNAB tiene un registro de los lesionados ese día y dará respaldo”, expresó Jesús Téfel, miembro de esa organización.

Tefel dijo que es posible que quienes han convocado las últimas manifestaciones presenten una denuncia formal contra Dávila Blanco.

Sin embargo, “levantar cargos hacia esta persona, como Unidad, no es algo que hayamos analizado, tampoco queremos exponer a los miembros de la Unidad, menos a las demás personas”, añadió Silvia Gutiérrez, encargada de comunicación de la UNAB.

Fiscalía a prueba

Julio Montenegro, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), afirmó que el responsable de los disparos debería de ser procesado por homicidio frustrado una vez que se recupere.

El sujeto sufrió heridas cuando varios manifestantes evitaron que continuara disparando y le quitaron el arma, al tiempo que le propinaron una golpiza.

Montenegro señaló que el Código Procesal Penal penaliza el actuar de Dávila Blanco.

El abogado tipificó el acto como homicidio frustrado, ya que disparó dejando a tres personas heridas de bala y sus pretensiones fueron frustradas al ser reducido por los manifestantes.
Por ley, las autoridades deben deslindar responsabilidades y el Ministerio Público debe hacer la acusación correspondiente, según la CPDH.

El sujeto sufrió heridas cuando varios manifestantes evitaron que continuara disparando y le quitaron el arma, al tiempo que le propinaron una golpiza. Cortesía/END

“En el caso de las personas que se enfrentaron contra el pistolero, lo hicieron con las manos vacías y en legítima defensa contra un hombre armado”, comentó Montenegro.

Destacó que las personas actuaron en defensa de sus vidas y también en resguardo de la vida del resto de los ciudadanos que estaban en los alrededores.

“Si una persona, pudiendo detener al pistolero, no lo hubiera hecho, eso se denomina omisión y también es penalizado por la ley”, comentó Montenegro.