• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Sin mostrar ninguna orden de captura, agentes de la Policía Nacional jefeados por un subcomisionado, arrestaron al mediodía de este martes a Leo Navarrete Lumbí, de 51 años, cuando salía de una audiencia en el Juzgado Sexto Local Penal de Managua.

Navarrete goza de medidas cautelares, por lo cual, no estaba encarcelado, pero es la tercera vez que es capturado por la policía. La primera vez fue el 18 de octubre de 2018, pero fue puesto en libertad horas más tarde, también fue arrestado el 15 de febrero, señaló la abogada de la CPDH.

“Los cargos que le están imputando a mi representado son inventados, porque se trata de hechos que sucedieron el 16 de febrero del 2019 y él ya estaba preso desde el 15 del mismo mes, es decir, un día antes de los hechos”, explicó la abogada defensora, María Oviedo.

La Fiscalía le atribuye a Navarrete los delitos de obstrucción de funciones públicas y amenazas con armas en perjuicio del policía Enrique Mojica Castellón, hechos que supuestamente acontecieron el 16 de febrero del 2019 en el mercado de El Mayoreo, pero el acusado estaba detenido en ese momento.

Los policías que capturaron a Navarrete, este martes, le salieron al paso cuando se dirigía con su abogada y una hija hacia el portón principal del Complejo Judicial Central Managua, buscando la salida después de estar en la audiencia del inicio del juicio, y en la que la autoridad judicial le mantuvo la medida cautelar distinta a la prisión preventiva, como es la presentación periódica ante la Oficina de Control de Procesado.

“Yo le pedí al jefe de los policías que me mostrara la orden de captura y lo que me respondió es que se lo llevaban para una entrevista y después me empujó”, relató la abogada María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien defiende a Navarrete.

Sin mostrar ninguna orden de captura, agentes de la Policía Nacional arrestaron este martes a Leo Navarrete Lumbí, de 51 años, cuando salía de una audiencia en Managua. Ernesto García/END

“¿Y por qué se lo van a llevar?” Es la pregunta que con insistencia hacía una hija de Leo Navarrete mientras seguía a los policías que llevaron a su padre hasta una patrulla que le aguardaba en el portón, ubicado en el costado oeste del Complejo Judicial Central Managua.

Para demostrar que Leo Navarrete es un reo político, la CPDH ha presentado como pruebas una fotografía en la que Navarrete, aparece con varios manifestantes, entre ellos el líder estudiantil Edwin Carcache en una rotonda de la capital, sosteniendo una fotografía de uno de los muertos en las protestas antigubernamentales del 2018.

El juicio de este martes fue suspendido por la jueza María Ivette Pineda a petición del fiscal auxiliar, Roberto Talavera López, por falta de testigos. La continuación del juicio está programada para el próximo 8 de abril a las 9:00 a.m.