• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Policía de Nicaragua no brindó mayor información sobre la captura, el martes, del manifestante Leo Navarrete Lumbí, de 51 años, a quien apresaron en los juzgados al salir de un juicio.

La abogada María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), se presentó esta mañana a las instalaciones del complejo policial Evaristo Vásquez, para solicitar información de Navarrete Lumbí, pero no recibió ningún detalle.

"Efectivamente, nos dijeron que se encuentra detenido en las celdas del Chipote nuevo, pero que está bajo proceso investigativo, no se me permitió hablar con ninguna persona encargada sobre el caso o alguna autoridad", señaló Oviedo.

La representante legal de la CPDH señaló que procederán a presentar un Recurso de Exhibición Personal, por considerar que Navarrete Lumbí está "detenido ilegalmente", siendo el único mecanismo legal que procede en este caso.

Leo Navarrete Lumbí y su hija (derecha), ayer. Ernesto García/END

"En el caso de Leo Navarrete se le están violentando todos y cada uno de sus derechos fundamentales, el derecho a la vida, a la salud, al trabajo, a la familia, el derecho a la libertad, la libertad de expresión", señaló Oviedo.

HIJA PIDE DENUNCIAR SIN MIEDO

Maria del Carmen Navarrete Quintero, hija del detenido y testigo presencial del momento en que la Policía detuvo ayer en los juzgados a su progenitor, también acompañó a la representante legal de la CPDH y denunció que esta es la tercera ocasión que se llevan a su padre.

"Estoy preocupada, porque no sé qué le pueden estar haciendo a mi padre, al pueblo nicaragüense le digo que tengamos fuerza y que denunciemos a estos delincuentes que le están haciendo daño a nuestros reos y les están violentando sus derechos", señaló Navarrete Quintero.

A Navarrete Lumbí lo detuvieron la tarde de este martes en el Complejo Judicial de Managua, tras acudir a una audiencia en la cual se le acusa por obstrucción de funciones y amenazas en perjuicio de un oficial de Policía.

Según Navarrete Quintero, ayer cuando iban saliendo del juzgado la Policía lo detuvo, aduciendo que debían hacerle unas preguntas.

"Lo tomaron de sus brazos y lo llevaron casi de arrastrar, y lo montaron en una camioneta, ya tenían todo listo, todo preparado, todo planeado y se lo llevaron y fue cuando saqué la bandera de Nicaragua, porque a mí me da orgullo portar la bandera y les dije que por eso se lo estaban llevando", narró la hija del manifestante detenido.

La semana pasada el gobierno firmó un acuerdo de inmediato cumplimiento, en el cual se comprometía ante la Alianza Cívica a que el Estado no iba a detener a ninguna persona de forma ilegal, ni mantenerla en prisión más de 48 horas sin una acusación.

De ese acuerdo son garantes el nuncio apostólico, Waldermar Stanislaw Sommertag, y el enviado de la OEA, Luis Ángel Rosadilla.