•  |
  •  |
  • END

La Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI) asumió el control de los servicios de asistencia técnica a los aviones que aterrizan en la terminal internacional “Augusto C. Sandino”, afirmó ayer a EL NUEVO DIARIO el gerente de dicha institución, Orlando Castillo.

Antes, la empresa a cargo de los servicios de asistencia a las naves en tierra era Ground Handling Air Service Nicaragua S.A., Ghansa, la cual fue cerrada por órdenes del Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC), que planteó negligencias reiteradas de la compañía de servicios, explicó Castillo.

“INAC les canceló la licencia de operación porque estaban cometiendo demasiados errores, y en poco tiempo habían cometido negligencias graves que ponían en riesgo la credibilidad del aeropuerto y principalmente la seguridad de los aviones”, señaló Castillo.

La dirección y la gerencia de la empresa clausurada acusan a la EAAI de haber elaborado un complot con algunos ex trabajadores clave en Ghansa, para cometer errores, documentarlos y basarse en ellos para confiscar la empresa y entregársela en arriendo a una nueva empresa administrada por ex trabajadores supuestamente involucrados en “los errores”.

Niegan versión

Castillo negó la versión. “Estaban incumpliendo normas nacionales e internacionales de seguridad, el ente regulador por eso los suspendió; la EAAI, por responsabilidad y por orientación, asume el servicio porque no podemos depender de otras empresas para dar el servicio, y al ser revocada la licencia a Ghansa nosotros asumimos esas operaciones”, dijo.

“Había faltas gravísimas, falta de supervisión, hay quejas escritas de las diferentes líneas aéreas internacionales sobre la mala calidad del servicio, a tal punto que hubo tres accidentes graves de colisiones por esos errores, y vos sabés que esos golpes son delicados, y todo eso está debidamente registrado, notificado e investigado, y ellos, en Ghansa, lo sabían”, expresó Castillo.

Los aviones golpeados por los equipos operados por Ghansa fueron uno de Copa Airlines y otro de American Airlines.

Los empresarios privados afectados por la suspensión del servicio, argumentan que las autoridades del aeropuerto les confiscaron equipos y bienes, y que de la noche a la mañana les arrebataron el negocio.

“No fue de la noche a la mañana, se les hizo el procedimiento de ley para revocarles el servicio; hay comunicación escrita de las quejas, hay notificaciones oficiales y llamados de atención, INAC tiene ese expediente y ellos recibían las notificaciones”, argumentó Castillo.

No hay confiscación y recontrataron

El gerente de EAAI negó que exista confiscación y que la empresa vaya a ser asumida por privados.

“Nosotros vamos a administrar el servicio, no se les está confiscando nada ni se le va entregar a otra empresa privada, aún existe una investigación sobre el caso y hubo un procedimiento. La EAAI asume como ente autónomo del Estado el servicio y se responsabiliza por ello”, dijo Castillo.

El gerente del aeropuerto dijo que para prestar el servicio se contrató a personal de la misma empresa, “porque son expertos técnicos calificados”, y que a ellos se les suma otro personal que fue entrenado el año pasado para reforzar la calidad y seguridad en el servicio a las naves en tierra.

Del aumento en precio de parqueo

El gerente general de la EAAI, Orlando Castillo, negó que las nuevas tarifas de cobro por parqueo, que pasaron de 20 córdobas a 50 por acceso al estacionamiento privado, hayan sido a la ligera.

“Esas tarifas están aprobadas por la Junta Directiva, y hay estudios anteriores a esta administración. Es un ingreso administrado por el aeropuerto, no lo maneja ningún privado, todo va a las arcas de la empresa. Las tarifas están planificadas desde hace tiempo, lo que pasa es que no se aplicaban correctamente, porque se estaba protegiendo a los usuarios del parqueo, pero no es algo de la noche a la mañana, ya estaba planificado y aprobado desde hace unos años”, dijo.

Desmintió que hayan sorprendido a los usuarios, ya que explicó que en los parqueos están rótulos visibles en las agujas de ingresos y que los precios “son acordes” y más bajos que los cobrados en otros parqueos de aeropuertos internacionales de Centroamérica.