•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw  Sommertag, refirió este fin de semana que el diálogo es un proceso “verdaderamente frágil” y que los enfrentamientos entre “manifestantes y policías” no abonan a las negociaciones, generando desconfianza a nivel nacional e internacional.

En una entrevista realizada por el diario Vatican News, el representante del papa Francisco en Nicaragua señaló que para alcanzar los acuerdos deseados en las negociaciones entre el gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, todo “depende de la voluntad política de las dos partes”.

“Existe desconfianza nacional e internacional, porque el clima es realmente tenso. Hay que esperar  y así lo espero, que prevalezca el sentido común y que pronto se alcance una solución negociada y pacífica que las partes sean realmente capaces de respetar”, dijo Sommertag al diario del Vaticano.

Los últimos acontecimientos ocurridos semanas atrás, en los que se vio a la Policía Nacional reprimir las manifestaciones que intentaron hacer diferentes grupos de la población que se oponen a la política del gobierno, según el nuncio apostólico, no contribuyen a la bienandanza del diálogo.

“En lo que respecta al acuerdo sobre el fortalecimiento de los derechos y garantías de los ciudadanos, lamentablemente el sábado pasado hubo un enfrentamiento entre manifestantes y policías que no ayudó a continuar con éxito los dos últimos temas de la agenda de diálogo, a saber, la cuestión de la justicia y el proceso democrático”, criticó el representante de la Santa Sede.

Para este sábado, la Unidad Nacional Azul y Blanco había convocado nuevamente a una marcha cívica, sin embargo, ante el hecho de que la Policía Nacional una vez más negó el permiso, la organización opositora llamó a que se realicen “piquetes exprés”.

El pasado 3 de abril, ambos grupos negociadores del diálogo hicieron una pausa tras no alcanzar acuerdos en lo que respecta a los temas de Justicia y Democracia.

Nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag. Bismarck Picado/ END

“Las partes en este momento han tomado una pausa para la reflexión para madurar sus posiciones, tratar de superar las dificultades y encontrarse lo antes posible para discutir eventuales nuevas propuestas para concluir las negociaciones”, mencionó el representante del Vaticano.

No obstante, Sommertag resaltó que se han firmado dos importantes acuerdos, uno sobre la liberación de los manifestantes presos y otro sobre los derechos y garantías de los ciudadanos, pero por otro lado, lamentó que esta situación se esté prolongando desde abril del año pasado.

En este proceso, señaló que en los últimos meses la comunidad internacional y el grupo de la oposición ha intentado por todos los medios convencer al gobierno a que se abra a nuevas negociaciones para resolver la grave crisis sociopolítica en la que se encuentra el país.

“Desde el 27 de febrero, con altibajos, la delegación del gobierno y la oposición, representada por algunos exponentes de la sociedad civil, se esfuerzan por dar una nueva esperanza a este país. Es bien sabido que el señor Luis Ángel Rosadilla, de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y yo mismo hemos sido invitados por las partes a participar en este proceso como testigos y acompañadores internacionales”, agregó el nuncio.

SOBRE MANIFESTANTES PRESOS

Destacó los esfuerzos que está realizando el Comité Internacional de la Cruz Roja en lo que respecta a la liberación de los manifestantes detenidos durante y después de las protestas, cuya presencia es “muy importante”.

“La Cruz Roja está ultimando la verificación de las listas de detenidos para activar luego el mecanismo de liberaciones. Esperamos que esto suceda pronto (…) Obviamente las familias están esperando a sus seres queridos y todos estamos trabajando duro para que puedan abrazarlos lo antes posible”, dijo el diplomático.

Este viernes el gobierno de forma unilateral decidió excarcelar a 50 manifestantes como un gesto de “buena voluntad antes del inicio del proceso oficial de liberación”, concluyó Sommertag.

El próximo 18 de abril se cumple un año desde que iniciaron las manifestaciones contra el gobierno de Nicaragua.