•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de católicos nicaragüenses vistieron este domingo a sus perros con coloridos y divertidos disfraces para presentarlos ante una imagen de San Lázaro, venerado como el protector de los animales.

En Nicaragua, Lázaro es venerado como el santo de las mascotas, y previo a la Semana Santa se realiza una especie de peregrinación de perros en la que sus dueños agradecen por los favores recibidos.

Vestidos de gala, con traje deportivo, de marineros, con lazos o gorras, los perros y sus dueños acudieron desde tempranas horas este domingo a la iglesia Santa María Magdalena, en la ciudad de Masaya, a 26 kilómetros al sureste de Managua.

Uno a uno, las mascotas, de tamaños y razas variadas, eran acercados a la pequeña imagen de San Lázaro, situada en el centro de la iglesia, donde el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes ofreció una eucaristía.

Niños, jóvenes, ancianos, mujeres y hombres de todos los estratos sociales cumplían así con la costumbre de rendir ofrenda al santo con flores, velas y sus perros.

En Nicaragua, Lázaro es venerado como el santo de las mascotas.

Este año sobresalió en la indumentaria el color azul y blanco de la bandera de Nicaragua, que es utilizado como símbolo de unas protestas contra el Gobierno de Nicaragua que comenzaron en abril de 2018 por unas impopulares reformas a la seguridad social.

El cardenal y arzobispo de Nicaragua, Leopoldo Brenes, brindó a la multitud una eucaristía para iniciar con la romería de San Lázaro, que se basa en textos bíblicos, en la que se dice que el santo era un hombre empobrecido y cubierto de llagas y que solo los perros se le acercaban.

La jornada incluyó además un tradicional concurso que eligió los mejores disfraces tradicionales y de fantasía, promovido por el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).