•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes abogó este domingo en Masaya para que se destrabe el diálogo entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno de Nicaragua.

Las negociaciones se encuentran de nuevo en un impase por la negativa del Gobierno a que vengan organismos internacionales como garantes y tratar los temas relacionados a la justicia para las víctimas de la represión y la democratización del país.

“Lo interesante era que no se parara (el diálogo), pero siempre hay pegón. En junio del año pasado, cuando se comenzó a trabajar la mesa de la justicia y la democracia, ahí se acabó todo”, recordó el cardenal al salir de la celebración de la eucaristía en la iglesia Magdalena, de Masaya, donde también se desarrolló la fiesta de San Lázaro.

Brenes manifestó la importancia de que la mesa de negociación continúe y “seguir trabajando para pacificar el país”. 

“Sigan trabajando con buena voluntad y que el camino se enderece”, sugirió el cardenal a los participantes en el diálogo.

El diálogo concluyó la semana pasada, a pasar de la postergación del plazo del 28 de marzo al 3 de abril.

El viernes, Luis Ángel Rosadilla, enviado especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien participó como testigo y acompañante en la mesa de negociación, expresó su preocupación ante el Consejo Permanente de este organismo, porque el proceso de diálogo no tiene avances significativos en los temas de justicia y democracia.

 Luis Ángel Rosadilla (izq). Archivo/END

“El señor nuncio (Waldermar Stanislaw Sommertag) decía: con la buena voluntad de todos se puede hacer. Creo que les dije la vez pasada que hay un canto que escuché de Marco Antonio Solís, que decía que el camino se endereza cuando hay buena voluntad, porque el corazón piensa mejor que la cabeza”, expresó Brenes.

Sobre la represión

Ante la pregunta de qué opina sobre la voluntad del Gobierno, cuando hay evidencia de represión a las últimas protestas pacíficas, el cardenal Brenes declaró que “hay que pedir al Señor que nos cure de corazón, porque un corazón convertido es capaz de hacer muchas cosas buenas”.    

Calificó de positivo que hayan sido excarceladas 50 personas detenidas por participar en las protestas antigubernamentales.

Brenes también se refirió a lo que declaró la exembajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, sobre que estuvo enterada de un supuesto plan para asesinarla a ella y al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez. “En una ocasión yo escuché la noticia, de que había posibilidad de un atentado contra tres personalidades y se mencionaba a la embajadora (Dogu), monseñor Silvio (Báez) y mencionaban creo que al general (Humberto) Ortega”, respondió Brenes.

Cuando se le preguntó si consideraba grave esa denuncia, respondió: “Pero no se hizo efectivo, gracias a Dios”.

Al obispo Juan Abelardo Mata le robaron su camioneta la mañana de este domingo y Brenes afirmó que fue recuperada horas después. Sin embargo, el cardenal aseguró que los obispos no se sienten amenazados.