•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares de manifestantes presos se reunieron este lunes con el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, junto a representantes de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), con el objetivo de solicitar sus buenos oficios para contribuir a la liberación de los encarcelados.

"Este fue un primer encuentro con el nuncio y participaron principalmente familiares de los manifestantes presos de Masaya. Esperamos tener una segunda reunión para puntualizar ciertos aspectos y ver qué se puede hacer por ellos", comentó el doctor Julio Montenegro, coordinador del área de defensoría de la CPDH.

El abogado defensor señaló que están claros que el nuncio es un embajador del Vaticano, por lo cual entiende que tiene un papel muy difícil en medio de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, “ya que su actitud y acciones deben ser las de un diplomático”, consideró Montenegro.

El representantes de la CPDH comentó que entre las peticiones hechas al nuncio está que interceda especialmente por los presos enfermos y los de avanzada edad como Carlos Brenes y Tomás Maldonado, que sufren de enfermedades crónicas.

Por otra parte está Santiago Fajardo, quien esta descompensado por la deshidratación severa ocasionada por una persistente diarrea, sin que el penal le haya brindado asistencia médica, por lo que sus familiares temen por su vida.

En situaciones similares a Fajardo están otros prisioneros que sufren afectaciones.

"La respuesta del nuncio fue su preocupación sobre lo que sucede y tiene la esperanza de que todos los presos políticos sean liberados y destacó su interés por hacer lo que esté a su alcance para ayudar", dijo Montenegro, quien destacó que las condiciones de los prisioneros son terribles por falta de asistencia médica, de medicamentos, la insalubridad, además de los malos tratos.

El abogado de la CPDH explicó que en las galerías 16 y 17 aún persiste la protesta, propiamente por las condiciones deplorables en que se encuentran.

“Está el caso de la periodista Lucía Pineda, que desea verme con urgencia y por tal motivo interpuso la solicitud al Juez Noveno del Distrito Penal de Managua, y está en espera de una respuesta. Aunque en otras ocasiones estas solicitudes no son rechazadas, a pesar que la persona detenida tiene derecho a comunicarse con su abogado”, expresó Montenegro.