•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cambio de la política internacional del futuro Gobierno del El Salvador fue reafirmado este martes, cuando se informó que los mandatarios de Nicaragua, Daniel Ortega; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, no serán invitados a la ceremonia de investidura del presidente electo, Nayib Bukele.

“El Salvador, en el próximo Gobierno, va a ser parte de un grupo de países democráticos que creen en las elecciones y en los Estados donde la gente puede elegir de forma democrática a sus gobernantes y estos tres países son muy cuestionados, por ello no serán invitados”, expresó Federico Anliker, asesor del que será el nuevo mandatario.

Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador.  Archivo/END

Bukele ha expresado en su cuenta oficial de Twitter que “dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua, y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos”.

“Dictador es dictador. De derecha o de izquierda”, publicó recientemente Bukele, exalcalde de la capital salvadoreña y quien en 2017 fue expulsado del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

Bukele y su vicepresidente, Félix Ulloa, tomarán posesión de sus cargos el próximo 1 de junio.

Después del triunfo electoral de Bukele, Félix Ulloa, el vicepresidente electo de El Salvador, afirmó en breves declaraciones al Diario de Hoy de ese país, que “el nuevo Gobierno replanteará las relaciones diplomáticas con Nicaragua y Venezuela sobre los principios de los derechos humanos”, sin profundizar en el tema.

Respaldo en la OEA

El gobierno saliente de El Salvador, a la cabeza del izquierdista Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, había mantenido una política de respaldo a los Gobiernos de Venezuela y Nicaragua, ambos con fuertes crisis sociopolíticas y señalamientos de graves violaciones a los derechos humanos.

 

Unión Europea reafirma transparencia en elecciones de El Salvador

En el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), el gobierno de Sánchez Cerén estuvo respaldando las posiciones de Venezuela y Nicaragua cuando fueron señalados de violadores de los derechos humanos.

Daniel Ortega. Archivo/END

Durante una ponencia que ofreció el 14 de marzo Bukele en la Fundación Heritage, en EE. UU., el presidente electo respondió sobre cómo votará El Salvador en la Organización de Estados Americanos (OEA), con una frase que deja entrever los cambios que se avecinan.

“Daniel Ortega y Nicolás Maduro pueden irse despidiendo de sus aliados en El Salvador”, fue la respuesta de quien asumirá la Presidencia salvadoreña el 1 de junio de este año.

El Salvador también mantuvo un respaldo al régimen cubano, que forma parte de la alianza en la región junto a Venezuela, Nicaragua y Bolivia. 

En transición

El presidente Sánchez Cerén ya nombró a una comisión de transición encabezada por el actual vicepresidente, Óscar Ortiz, para el traspaso de mando.

Sin embargo, el proceso de transición del Gobierno se ha visto empañado por una polémica por la suspensión de las reuniones con el Gobierno saliente para el paso de mando.

El mandatario electo acusó el pasado 28 de marzo al Ejecutivo de Sánchez Cerén de “secuestrar” los preparativos de la ceremonia de toma de posesión y ordenó a sus colaboradores romper el “contacto con el Gobierno”.

Nicolás Maduro.  Archivo/END

También aseguró que el gobernante FMLN y el partido de Quijano, la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), históricos adversarios, se han “unido” en su contra en un “matrimonio impensable”.

Esta polémica supone el primer enfrentamiento entre Bukele y las formaciones tradicionales del país, que se repartieron las últimas cinco administraciones, y cuyo bipartidismo en el Ejecutivo se rompió con el holgado triunfo de Bukele en las ele cciones presidenciales del pasado 3 de febrero.