•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un accidente laboral, que se registró la tarde del lunes en una de las montañas más altas de Emiratos Árabes Unidos, cobró la vida de un rivense que se encontraba trabajando temporalmente en la ampliación del canopy más largo del mundo.

La información la confirmó a El Nuevo Diario, Ana Sánchez, quien relató que su hijo José Ignacio Martínez Sánchez de 39 años, se había trasladado el 8 de marzo a Emiratos Árabes Unidos, para trabajar con una empresa costarricense encargada de las ampliaciones del canopy o tirolina, a como se le conoce a este atractivo turístico, en la península arábiga.

 la empresa para la cual trabajaba su hijo se está encargando de trasladar sus restos a Costa Rica Cortesía/END

“El accidente ocurrió en las montañas de Jebel Jais y hasta el momento lo que me han informado es que mi hijo ya estaba descendiendo del canopy, a las 4:30 p.m. del lunes porque había cumplido con la jornada laboral y cuando se desplazaba de una plataforma a otra, se estrelló y el cable de acero en que se sujetaba se reventó y cayo”, explicó la madre.

Martínez era originario de la comunidad de Tronco Solo del municipio de Rivas y residía en Costa Rica, donde según su mamá, aprendió a trabajar en la construcción de canopys y luego fue contratado por una empresa dedicada exclusivamente a este tipo de trabajos.

Dijo que su hijo se fue al vecino país del sur desde los 15 años y con el tiempo llegó a trabajar a un hotel como guía turístico y “ahí se metió al mundo del canopy y cuando aprendió a trabajar en la construcción de estos parques de aventura fue contratado por la empresa que lo traslado a Emiratos Árabes Unidos”, relató Sánchez.

En octubre del 2018, el rivense ya había sido trasladado por su empresa a la zona de Ras Al Khaimah, al norte de Emiratos Árabes Unidos, donde se localiza el canopy sobre las montañas de Jevel Jais.

Aseguró que su hijo regresó del proyecto en diciembre y que estuvo con ella en Rivas, “pero volvió a este país de la península arábiga el 8 de marzo y me logré despedir de él, cinco días antes, cuando lo fui a visitar a Costa Rica, y un mes después de su partida me informan de esta fatídica tragedia que yo nunca esperé”, explicó Sánchez mientras escurría sus lágrimas.

Martínez era originario de la comunidad de Tronco Solo del municipio de Rivas . Cortesía/END

Martínez era el mayor de seis hermanos y deja a un joven de 15 años en la orfandad y según Sánchez ella sabía que el trabajo de su hijo en las alturas y zonas de difícil acceso era riesgoso y siempre lo encomendaba a Dios, pero reafirmó que nunca se imaginó tener un final trágico y lejos de su tierra natal.

Revelo a El Nuevo Diario que la empresa para la cual trabajaba su hijo se está encargando de trasladar sus restos a Costa Rica, donde le darán el último adiós, por lo que se trasladaría desde el martes al vecino psis del sur.

Según medios internacionales, el canopy en el que sufrió el accidente laboral, tiene una longitud de 3 kilómetros y alcanza velocidades de hasta 150 kilómetros por hora.