•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Cardenal Leopoldo José Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), informó la mañana de este miércoles que el papa Francisco solicitó que monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua se traslade por un tiempo a Roma.   

Según Brenes esta es una decisión que tomó “el santo padre” cuando monseñor  Báez se reunió con él, hace un par de semanas. 

Monseñor Báez agradeció a los nicaragüenses el cariño que le han mostrado en todo este tiempo y manifestó que aunque salga del país su corazón siempre estará en Nicaragua.  

"Yo no he pedido salir de Nicaragua, quiero dejar claro que mi corazón ha estado siempre en mi patria, en medio de mi pueblo y mi corazón seguirá aquí, El papa me recibió de manera muy afectuosa, con un gran interés de mi ministerio, hizo que hablara de mi ministerio y la situación del país, explicó monseñor Báez en conferencia de presa. 

En un emotivo mensaje dirigido a los nicaragüenses, Silvio Báez expresó que ha llorado la decisión de papa Francisco y le ha causado un gran dolor el saber que no podrá estar físicamente con su pueblo.    

Moseñor Silvio Baéz junto al cardenal Brenes / END "Siento un gran dolor de no poder estar físicamente con el pueblo amado de Dios en Nicaragua, no abandono al pueblo de Dios, no me voy a desentender de Nicaragua. Yo también he llorado esta decisión del santo padre que he aceptado con obediencia y que ha hecho llorar mi corazón. Les aseguro que tengo una paz profunda que es la gracia que Dios da, no he hecho otra cosa que servir a Jesús y al Evangelio, expresó Silvio Báez. 

Monseñor Silvio Báez además manifestó que durante el encuentro que tuvo con el papa Francisco le expresó su preocupación por la grave crisis que enfrenta Nicaragua desde el pasado 18 de abril, que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, cientos de presos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas antigubernamentales. 

“Le recordé que este es un pueblo secuestrado, que lastimosamente cuenta con gente que adoran al Dios riqueza", refirió Báez.

De acuerdo con Báez, él sueña con una iglesia menos diplomática y temerosa.  "Pido disculpas al pueblo de Dios al no haber entregado más, pero me voy con la conciencia tranquila de haber cumplido mi ministerio", expresó.

En la conferencia monseñor Báez también se refirió a las negociaciones entre el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica  por la Justicia y la Democracia. 

"Siempre he dicho que aunque estén los mejores mediadores del mundo, si no hay voluntad política, no se va a lograr nada, me parece que eso tiene estancado el diálogo, mientras no se exponga la condición  humana, no habrá solución”, reiteró el religioso.