•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La rusa Ellis Leonidovna Gonn, de 24 años, quien roció ácido al sacerdote Mario Guevara, de 55 años años, tiene un trastorno mental llamado “rasgos de Roblesen”, según declaró un psiquiatra forense que examinó a la mujer acusada de lesiones graves y exposición de personas al peligro.

El forense especialista en salud mental, quien declaró como testigo en el juicio que se realiza a puerta cerrada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Juicio, explicó que quienes sufren de esta alteración psíquica “no pueden controlar sus emociones”.

“Las personas que padecen esta alteración psíquica tienen una conducta impulsiva y cambian de humor de un momento para otro”, habría explicado el forense y psiquiatra, cuya identidad no fue revelada por las autoridades judiciales.

La abogada y especialista en salud mental, Keyla Largaespada, expresó que el tener rasgos de Roblesen no exime de responsabilidad penal a Ellis Leonidovna y agregó que falta por definir si la procesada al momento de cometer el acto de rociar el ácido al sacerdote estaba o no afectada.

Médico confirma lesiones graves

En el segundo día del juicio también declaró el médico forense que examinó al padre Mario Guevara, quien confirmó que el sacerdote sufrió quemaduras de tercer grado, las cuales le afectaron al religioso el rostro, brazos, tórax, espalda y extremidades inferiores.

El mismo perito médico, confirmó ante la jueza  suplente  Sexto Distrito Penal de Juicio de la capital, Aracely Rubí  que las quemaduras  pusieron en peligro la vida del religioso.

En la tercera audiencia de juicio, también declaró el forense que examinó a Ellis Leonidovna Gonn, quien refirió que las quemaduras que ella se causó con el ácido en los pies son leves y no pusieron en riesgo su vida.

El juicio para Ellis Leonidovna Gonn, quien el 5 de diciembre del 2018  rocío con ácido  sulfúrico al religioso, después de haber sido confesada, está supuesto a concluir este viernes 12 de abril, una vez se realicen los alegatos conclusivos, según lo anunciado por la jueza Aracely Rubí.