•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Treinta y nueve años y ocho meses de prisión pidió el Ministerio Público este miércoles para un hombre, quien aseguró ser pastor evangélico y que fue declarado culpable de violar a su esposa, intentar matarla y luego abusar sexualmente de su hija biológica de 12 años.

Además de los delitos sexuales, el pastor de 40 años, también fue declarado culpable de los delitos de violencia intrafamiliar en contra de su esposa y su menor hija y además de tentativa de homicidio.

 Lea: Juez manda prisión preventiva para hombre que divulgó fotos de su exnovia desnuda

La petición de 39 años y ocho meses de encierro en la cárcel, para el hombre quien dijo ser pastor de una iglesia evangélica se desglosa de la siguiente manera: 15 años por violación agravada; 12 por abusos sexual; 10 por femicidio en grado de tentativa y 32 meses por  violencia psicológica.

Mientras que la defensa  del pastor solicitó las penas mínimas por cada ilícito a razón de 10 años por violación agravada, cinco por femicidio frustrado, 12 por abuso sexual (por este delito cuando la víctima es menor de edad no hay pena mínima) y 15 meses por violencia psicológica, para totalizar 30 años y tres meses de prisión.

 De interés: Hombre acusado de violar a una de sus hijas muere en cárcel de Siuna

Los hechos

Los hechos por los cuales  el pastor evangélico fue declarado culpable por los cuatro delitos se desarrollaron a lo largo de nueve años y tuvo su episodio más dramático el 22 de diciembre del 2018, cuando el inculpado sometió sexualmente a su pareja, según la acusación.

Después de la agresión sexual el acusado señaló a su esposa de ser infiel con un vecino, además le puso un cuchillo en el cuello y un lápiz de grafito en un ojo diciéndole que se lo iba a sacar.

 Además: Vecino agrede y viola a niña de ocho años en Bilwi, Caribe norte

Acto seguido el hombre que convivía con su familia en un barrio del Distrito Dos de Managua, abusó  sexualmente de su hija de 12 años a quien le manoseó los glúteos y bustos, según el testimonio de las víctimas.

Además del episodio antes narrado, la mujer de 40 años fue desmayada a golpes por  el acusado, según el relato, cada vez que la niña salía a pedir ayuda para su mamá.