•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se investiga si las muertes por razones políticas continúan en Nicaragua, a pesar que la época más crítica de la crisis sociopolítica que afecta al país ocurrió a mediados de 2018, denunció este jueves la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“Continúan los asedios, las amenazas, incluso después de las 327 muertes que tenemos contadas, todavía hay personas que están apareciendo asesinadas, de las que participaron en las protestas”, afirmó el secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, en rueda de prensa.

Uno de los casos que se investiga es el de Denis Antonio Arriaza Garmendia, quien bajando en su moto por el empalme Las Cañas, de San Juan de Río Coco, y llevando una bolsa con pañales para su hijo próximo a nacer, fue ultimado de un disparo, después de 11 meses de haber participado en las protestas. El proyectil lo recibió en la espalda con orificio de salida en el pecho.

Sobre el incidente, que ocurrió el 5 de abril, un comunicado oficial de la Policía señala que Arriaza era un delincuente prófugo con antecedentes de homicidio, violación, asaltos, robo con violencia y tráfico de drogas, sin embargo, su familia interpuso la denuncia ante la CPDH, ya que él era perseguido por las autoridades por haber participado en las protestas.  

Originaria de Quilalí, Mercedes Arriaza, hermana del joven de 36 años, aseguró que la víctima estaba refugiado en una finca, huyendo porque la policía lo había herido, recibiendo dos impactos a finales de noviembre pasado, además estaban en persecución de su hermano y a su mamá la capturaron para obligarlo a entregarse.

Alianza Cívica emplaza al gobierno para presentar acuerdo de reformas electorales ante la OEA

“Cuando me entregaron el cadáver uno de los policías me dijo: ahí está el perro. Él estaba lleno de lodo, en la herida le metieron un billete enrollado de C$10 y una de sus manos la tenía quebrada”, relató la hermana.

Ella comentó que por su participación en el tranque del empalme de Las cruces, en Nueva Segovia, la policía venía siguiendo a Denis y a otro hermano por lo que tuvieron que esconderse.

Otro ejemplo

Carmona no brindó un número específico de nuevos asesinatos, debido a que están en proceso de investigación.

La CPDH puso como ejemplo de esto, el tiroteo protagonizado por un simpatizante del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) hace varias semanas contra un grupo de personas que protestaban contra el Gobierno, que no alcanzó a matar a nadie, pero dejó varios heridos y no fue arrestado a pesar de que un grupo de manifestantes lo entregó a las autoridades.

Carmona afirmó que el Gobierno de Nicaragua, aunque ha firmado acuerdos con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia para solucionar la crisis local, no tiene “voluntad política” para cumplir.

CPDH: Policía amenaza a excarcelados para que se infiltren en protestas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha establecido el número de muertos en 325 desde el estallido social de abril de 2018.