•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El eurodiputado Ramón Jáuregui informó este viernes que la delegación de parlamentarios que visitó Nicaragua en enero pasado, pedirán a la Unión Europea que inicie el proceso de sanciones contra el Gobierno de Nicaragua, debido a que consideran que hay “falta de voluntad negociadora” por parte del presidente Daniel Ortega.

“La delegación del Parlamento Europea que visitó Nicaragua pedirá a Federica Mogherini, que la Unión Europea inicie el proceso de sanciones al régimen de Ortega (Daniel) por falta de voluntad negociadora de su Gobierno”, indicó Jáuregui  a través de un mensajeen su cuenta de  twitter.

El parlamentario también dio a conocer, que han redactado una carta que publicarán el próximo miércoles en Estrasburgo, Francia, que coincidirá con el primer aniversario de las protestas que estallaron el 18 de abril del año pasado en Nicaragua.

“Hemos redactado una carta que publicaremos el miércoles en Estrasburgo en el primer aniversario de las protestas (18/4/2018)”, detalló el eurodiputado, quien precisó que la solicitud para que inicie el proceso de sanciones será hecha a Federica Mogherini, quien se desempeña en el cargo de alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Las negociaciones del diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia iniciaron el 27 de febrero y culminaron este tres de abril, sin que hasta el momento se cumplan ninguno de los acuerdos firmados por ambas partes.

Durante las negociaciones el Gobierno de Nicaragua se comprometió a liberar de forma definitiva a los manifestantes presos, quienes son considerados “presos políticos”, en un lapso de 90 días y anular todos los procesos judiciales en su contra, el ejecutivo también aseguró que respetaría las garantías constitucionales y el derecho a la  manifestación pacífica, sin embargo la Alianza Cívica denunció que el Gobierno no muestra voluntad de cumplir con los acuerdos.

Este jueves la alianza opositora reafirmó que no retomará las negociaciones con el Gobierno hasta que se cumplan los acuerdos que están firmados. 

El eurodiputado Ramón Jáuregui, Archivo La Alianza Cívica también anunció que un equipo del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegará a Managua el próximo 22 de abril, por lo que instó al Gobierno a que presente su propuesta de reformas electorales para que se ejecuten elecciones adelantadas.

La Alianza Cívica afirmó que la OEA se enfocará en la asistencia técnica, para la realización de elecciones generales anticipadas, observadas y transparentes, como han demandado al Gobierno en el diálogo.

Ayer, Alejandra Centeno, asesora estudiantil en la Alianza Cívica publicó en sus redes sociales que se había dirigido a Jáuregui pidiéndole no dejar la presión internacional contra el Gobierno de Nicaragua.

"Como ya he compartido en mis correos, creo que no debe cesar ninguna medida de presión contra el régimen, estas fueron las palabras que dirigí ayer al señor Jáuregui y demás parlamentarios en el intercambio Nicaragua, for  Freedom", compartió en Twitter la líder estudiantil.

“Nicaragua, for freedom”, fue una conferencia organizada el 10 de abril en Brúsela por el Grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo. El objetivo de la actividad era tratar algunos de los puntos de vistas sobre el diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica y cómo la Unión Europea puede brindar asistencia a este proceso.

Eurodiputados abordan la crisis de Nicaragua / Cortesía Según el sitio web de la S&D, Jáuregui dijo: “En la actualidad hay dos Nicaraguas enfrentadas que tienen que entenderse, excluyendo cualquier tentación de violencia. Para ello es necesario un proceso electoral que permita que el pueblo se exprese”.

Durante la actividad la vicepresidenta del Grupo S&D Elena Valenciano, dijo que la Unión Europea no debe ignorar las violaciones a derechos humanos que se han registrado en país. 

 “La Unión Europea sirva como cauce para el diálogo, para reconducir una situación de divorcio”. No soy partidaria de que la Unión Europea de lecciones a nadie, pero tampoco podemos ignorar situaciones de derechos humanos en el mundo”, señaló Valenciano.