•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares del joven Crisiery Sandino Martínez, denunciaron este viernes que fue detenido por civiles encapuchados y armados.

La aprensión ocurrió ayer jueves a eso de las 11:30 de la mañana en el barrio Fátima, en la ciudad de Masaya.

De acuerdo con uno de los familiares del joven que solicitó el anonimato por temor a represalias, han logrado confirmar que Sandino Martínez está detenido en la delegación policial de la ciudad, y está bajo proceso de investigación.

"En la madrugada del jueves, estalló una bomba en el barrio y quieren involucrarlo en eso, pero nada que ver porque cuando eso pasó él estaba dormido", dijo la familiar.

Según a otro pariente del joven, al momento de ser apresado Sandino Martínez estaba acompañado de dos menores de edad.

Joven detenido por encapuchados en Masaya / Cortesía "Lo agarraron frente a la casa, lo golpearon y lo subieron a una camioneta particular de color blanco, eran hombres encapuchados", narró el familiar. 

El joven de 26 años es artesano del calzado y también ha trabajado en panadería, refirieron los familiares del joven.

Crisiery Sandino Martínez, es sobrino del manifestante José Bismarck Martínez Ruiz, quien fue herido en junio de 2018 por efectivos policiales y permaneció tres meses en el hospital antes de fallecer en septiembre del año pasado.

Martínez Ruiz, de 48 años, recibió dos balazos en el cuello el pasado 19 de junio cuando se encontraba cerca de una barricada en el barrio La Bolsa.  Ese día Masaya vivió un brutal ataque de fuerzas antidisturbios y civiles armados con escopetas de alto calibre, con el objetivo de llegar hasta la estación policial, donde permanecía atrincherado el comisionado general Ramón Avellán, subdirector de la Policía.  Ese mismo día seis personas murieron y decenas resultaron heridas, entre ellas Ruíz Martínez.

De acuerdo con organismos de derechos humanos en Nicaragua hay más de 600 personas encarceladas y al menos 200 tienen algún tipo de medida cautelar por haber participado en las protestas antigubernamentales.

La crisis de Nicaragua ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por  haber participado en las protestas.