•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, destacó este viernes en una conferencia en Santiago, Chile la crisis de que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril y que ha dejado más de 300 muertos a causa de la represión.

El diplomático estadounidense también criticó el papel de Rusia en la crisis de Nicaragua y acusó al Kremlin de abrir "centros de entrenamiento policial y una instalación satelital" cerca de Managua en los últimos años.

 Lea: Eurodiputados solicitan iniciar proceso de sanciones contra Daniel Ortega

"Los ciudadanos de Nicaragua sufren cada día en las manos de un liderazgo que se involucra en un descarado abuso a los derechos humanos y reprime la libertad de expresión", destacó Mike Pompeo.

Pompeo además destacó el paso adelante de los Gobiernos de Suramérica en favor de la democracia y recalcó el apoyo de Estados Unidos en esa "ola" que "está arrasando" el continente.

 De interés: John Bolton dará un discurso sobre el peligro que representa Nicaragua, Cuba y Venezuela

"Una ola de democratización está arrasando este continente, y está acompañada con movimientos anticorrupción y una sana dosis de algo que ninguna nación puede obviar, el sentido común", detalló durante un discurso ante autoridades y representantes de ambos países.

Además de las reuniones con autoridades de Chile y este discurso, Pompeo visitó la embajada de los Estados Unidos en este país antes de viajar rumbo a Paraguay, la siguiente parada en su gira suramericana, que también le llevará a Perú y a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela.

 Además: Alianza presiona por adelanto de elecciones

Este próximo miércoles el asesor de seguridad nacional del presidente de Donald Trump, dará en Miami un discurso sobre Cuba, Venezuela y Nicaragua, en el que se espera que refuerce la presión contra los líderes de esos países, que ha definido como una "troika de la tiranía".

Estados Unidos sigue muy de cerca la crisis de Nicaragua y ha emitido sanciones contra funcionarios nicaragüenses a los que este país considera responsables de violaciones de derechos humanos durante las protestas.