•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La jueza suplente Sexto Distrito Penal de Juicio de la capital, Aracely Rubí, declaró culpable de los delitos de lesiones graves y exposición de personas al peligro a Ellis Leonidowna Gonn, de 24 años, quien roció ácido sulfúrico al vicario de la catedral de Managua, Mario Guevara.

Ocho años de prisión ha pedido el Ministerio Público para Gonn, según la fiscal auxiliar, Guiselle Borge.

En su petición la fiscal está solicitando que Gonn sea setenciada a seis años de prisión por las lesiones graves que le causó al sacerdote, Mario Guevara, la tarde del 5 de diciembre del 2018 en la catedral Inmaculada Concepción de María en Managua, al rociarle ácido sulfúrico, también se pide dos años más por exposición de personas al peligro en perjuicio de Roberto Pineda el feligreses que auxilió al religioso.

"Toda la prueba en su conjunto (testificales, documentales y periciales) demostraron la culpabilidad de la acusada", asegura la jueza Aracely Rubí en el fallo de culpabilidad. Por su parte, durante la audiencia del debate de la pena, la representación fiscal señaló que hubo alevosía y premeditación.

"La alevosía es porque le lanzó el ácido sulfúrico al sacerdote sabiendo que le causaría un grave daño a la víctima y porque el padre Guevara nunca se imaginó que sería agredido dentro del templo", explicó la fiscal auxiliar. Al referirse al otro agravante como es la premeditación, la fiscal Borge señaló que Leonidowna desde el momento en que compró el químico y se presentó al templo lo hizo con la plena intención de causar daño.

Las penas 6 y 2 años por cada delito cometido son las penas máximas que establece el Código Penal  por cada uno de esos ilícitos.Por su parte, la defensora pública, Glenda Zúniga, solicitó en la audiencia del debate de la pena que su represetada sea castigada con nueve meses de prisión por exposición de personas al peligro y un mes 15 dias por exposición de personas al peligro para totalizar 10 meses y 15 días de privación de libertad.

Para ambos delitos la Defensoría Pública, pidió la pena mínima. La representante de la Defensoría Pública, señaló como atenuantes a favor de su represetada la falta de antecedentes penales y porque supuestamente no estaba clara de lo que hacía al momento del hecho. Lo anterior es porque según un dictamen del Instituto de Medicina Legal (IML), revela que Leonidowna padece de trastorno mentales que no le permite controlar sus emociones y que cambia de un momento a otro.

El juicio que se realizó a puerta cerrada a petición de la Defensoría Pública,  se desarrolló en cuatro audiencia. La jueza Aracely Rubí, no fijo fecha para la lectura de la sentencia condenatoria.

ANTECEDENTES

En el escrito acusatorio se establece que la extranjera compró un litro de la sustancia química en un negocio ubicado cerca del Ministerio de Gobernación, a esos de las 2:30 minutos de la tarde del 5 de diciembre del año en curso. Una hora más tarde (3:30 p.m.), se dirigió a la catedral Inmaculada Concepción de María en Managua, donde pidió al sacerdote Mario Guevara que la confesara, a lo que el religioso le respondió positivamente, indicándole que primero impartiría ese sacramento a José Roberto Pineda, refiere la acusación fiscal.

Fue en ese momento que la mujer lanzó el químico sobre el presbítero, causándole quemaduras de segundo y tercer grado en el 20 por ciento del cuerpo, agrega la acusación.

La Fiscalía respaldó su acusación con los testimonios del sacerdote Mario Guevara y de José Roberto Pineda, además de las declaraciones de otras personas que presenciaron la agresión contra el sacerdote y que ayudaron a retener a Gonn.

La joven de Rusia, poco después de atacar con ácido a un sacerdote. Archivo/END

La institución acusadora también ha presentado como prueba contra la rusa, los dictámenes médicos legales que confirman las quemaduras sufridas en el rostro y el cuello del religioso de 59 años.

La mujer de origen ruso tiene una hija de 2 años. Los vecinos dicen que Gonn llevaba a la niña al Parque Japonés, constantemente, y además, la tenía bien cuidada. Con su arresto pasó a manos del Ministerio de la Familia.