•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El equipo de estudiantes universitarios que integran la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) presentó al equipo negociador de la Alianza y a la delegación del gobierno una lista de 101 estudiantes que fueron expulsados de sus facultades, a quienes piden se les restablezca el derecho que tienen de recibir sus notas y de reincorporarse a sus estudios con garantías de seguridad, explicó  María Alejandra Centeno.

Centeno es una universitaria miembro de la ACJD.

El acuerdo para fortalecer los derechos y garantías ciudadanas firmado por la delegación gubernamental y la Alianza Cívica el pasado 29 de marzo contempla, en su numeral 12,  “fortalecer el ejercicio pleno de la autonomía universitaria”.  

Centeno, en el seno de la Alianza Cívica, coordina un equipo que trabaja en la elaboración de un protocolo para aplicar las reformas a la Ley de Autonomía Universitaria (ley 89) con el fin de fortalecer dicha autonomía. En esta entrevista, Centeno explica aspectos relacionados a este tema.

¿HAN ELABORADO UN PROTOCOLO PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA?

Lo estamos trabajando, seguimos revisando para presentar un documento mejorado en todo lo posible. Nos enfocamos en el derecho a la Educación Superior, la Justicia dentro de las universidades, la democracia en la universidad, que pueden lograrse con reformas y actualización a la ley 89, de la Autonomía Universitaria.

El protocolo se enfoca en llenar vacíos dentro de la ley, hay que poner límites que se plasmen en la ley. 

De acuerdo a las legítimas demandas estudiantiles, se debe definir con meridiana claridad una prohibición explícita para no hacer propaganda y proselitismo partidario en las universidades públicas. La ley debe decir que se prohíbe la propaganda y el proselitismo político, este debería quedar plasmado en el  artículo uno de la ley 89 mediante una reforma. 

No estamos de acuerdo en que las asociaciones gremiales sean un brazo partidario dentro de las universidades, que se asocien pero sin ser instrumento de un partido y este aspecto debe redactarse y podría ser parte del artículo 3. 

Al menos 101 universitarios han sido expulsados por protestar en Nicaragua. Archivo/END

El patrimonio universitario no debe ser para fines políticos. Una decanatura no puede ser como una oficina del Frente Sandinista, ni de ningún otro partido. 

La ley actual presenta un vacío en el sentido que no hace referencia a esas situaciones y no están redactadas esas prohibiciones.

HAN DICHO QUE QUIEREN ROMPER EL MONOPOLIO DE LA UNIÓN NACIONAL DE ESTUDIANTES (UNEN) ¿CÓMO PROPONEN HACERLO? 

Queremos que se suprima el monopolio del movimiento estudiantil legalmente establecido en el Consejo Universitario. Para eso se tendrá que reformar el artículo 15, que establece al Consejo Universitario como máximo órgano de la universidad.

Ese consejo, actualmente lo preside el rector, lo integra el vicerrector, además por el secretario general, asociación de trabajadores, secretaría general y la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) en la universidad respectiva.   

El Consejo Universitario está integrado por el presidente de UNEN. Cada presidente estudiantil de facultad es miembro del Consejo Universitario, entonces, cuando la ley habla de su participación en el Consejo, convierte a la UNEN en un monopolio.

Nuestra propuesta es que la ley permita la libre organización y asociación estudiantil, que haya elecciones formales a través de escrutinios legítimos y transparentes, pero los estudiantes deben tener pluralidad de organización dentro de la universidad, no tiene que existir solo UNEN.

¿Por qué tiene que ser UNEN  nuestro único representante? No tenemos opciones. Solo UNEN nos representa en el Consejo y en todos lados.

En la actualidad, cualquier intento de reunión, de asociación, lo desbaratan ellos mismo dentro de las universidades públicas.

La expulsión de los estudiantes, en la coyuntura de protesta, fue una clara acción para sacar de las universidades al movimiento estudiantil emergente en la Universidad.

Debe haber nuevos movimientos, que el estudiantado tenga la libertad de elegirlos y escoger a su representante.

Un grupo de universitarios protesta en la UCA. Archivo/END

En la actualidad se hacen elecciones con candidatos únicos, todos de UNEN, una especie de partido único dentro de la universidad, por decirlo así, si se ve desde una plataforma de elecciones.  

Eso que la ley diga que solo es la Unión Nacional de Estudiantes, no puede seguir así, el único movimiento reconocido en la ley es ese y no puede seguir así. 

¿QUE PROPONEN RESPECTO A LOS REQUISITOS PARA SER DIRIGENTE ESTUDIANTIL? 

El objetivo es darle apertura a nuevas expresiones de liderazgo. Trabajamos un borrador sobre los requisitos para ser dirigente estudiantil. Una persona con 30 años de edad, que debería estar sirviendo a la sociedad, no puede ser líder estudiantil, porque el líder estudiantil debe estar estrechamente vinculado  a las necesidades y preocupaciones del estudiantado. 

Desde hace muchos años han venido haciendo un claro cierre de los espacios organizativos, de liderazgo estudiantil. Ellos (UNEN) deciden que la única manera de organizarte o incidir dentro de la agenda estudiantil, dentro de las universidades, sea UNEN. Si alguien quiere ser presidente de una sección, el único camino que le dan es ir a UNEN y formar parte de UNEN, no hay otra opción, no hay competencia estudiantil. Esto es necesario cambiarlo.

¿SE HA DISCUTIDO ESTO EN EL SENO DE LA ALIANZA ?

Estamos trabajando en el redacción del protocolo, pero todo la Alianza Cívica sabe de este protocolo, que lo estamos trabajando, es parte del acuerdo general y se debe incluir en los procesos de implementación. No lo hemos entregado, pero ellos saben que lo estamos trabajando. 

El protocolo se enfoca en tres sentidos, la demanda inmediata de anular la resolución 13-2018, emitida por las autoridades de la UNAN Managua para expulsar a estudiantes, la reincorporación de los estudiantes con un programa extraordinario, que nos permita recuperar el tiempo perdido.

Si alguien estaba en cuarto año, debe volver a ese mismo nivel,  pero con cursos especiales o en plataforma digital para recuperar tiempo de los estudiantes que fueron afectados por la decisión autoritaria del rector, estas son mestas a corto plazo.

Los universitarios han sido el motor de las protestas en Nicaragua. Archivo/END

Lo que tiene que ver con la reforma a la Ley de Autonomía Universitaria es algo más a mediano y largo plazo que aspira a cambios perdurables. Todas nuestras acciones deben marcar un precedente. 

PERO ¿CUÁNTOS SON LOS ESTUDIANTES EXPULSADOS?

Hasta el momento tenemos identificados 101 casos de estudiantes expulsados, casos confirmados. Son estudiantes de Carazo, Matagalpa, Estelí, León y Managua. Al menos la mitad de este grupo está todavía en Nicaragua y en su mayoría son estudiantes de la UNAN-Managua. 

Trabajamos en contactar a los estudiantes universitarios expulsados. La UNAN- Managua nunca hizo oficial ni pública la lista de estudiantes expulsados, nunca notificó bilateralmente al estudiante. 

Entonces, esta lista que hemos construido es un esfuerzo del grupo, para saber a quiénes se les violentó el derecho a la educación superior.

La Coordinadora Universitaria, que es parte de la Coalición Universitaria, integra a la Alianza Cívica, tiene voceros de otros grupos de Carazo y Estelí, entonces a través de ellos logramos contactar a los expulsados de otros territorios, en el caso de Carazo y León, principalmente.

Un equipo trabaja en la recopilación de esta lista, hacer el trabajo de manera sigilosa nos permite continuar haciéndolo. 

Hemos ubicado a los estudiantes expulsados, hemos dado seguimiento a los casos para saber si están en Costa Rica, México, o Estados Unidos, porque huyeron para proteger sus vidas y ahora están exiliados.

Tuvimos un caso de una joven que fue detenida en el Centro de Atención para Migrantes, en Estados Unidos. Nos dimos cuenta de su caso y desde aquí enviamos una carta, a través de la embajada (de los Estados Unidos) explicando el caso de ella, que se trataba de una estudiante, que está vinculada al movimiento estudiantil, que estuvo en las protestas y que se fue para salvaguardar su vida, hoy sabemos que ya no está detenida, ahora es parte de nuestro  movimiento y participa en acciones de vocería en Estados Unidos.

Ahora mismo tenemos un chavalo que también fue expulsado y está en México, en un albergue para migrantes en el paso fronterizo entre Guatemala y México, este estudiante no tuvo la oportunidad de pedir sus notas, pero que a través del proceso legal de defensa en el que hemos trabajo, él ahora tiene sus notas, nosotros tenemos sus notas.

Los universitarios piden que la UNAN reincorpore a los estudiantes expulsados. Archivo/END

Con las notas se puede hacer alguna gestión para que, por ejemplo, en México pueda estudiar.

En noviembre pasado nos reunimos con estudiantes expulsados que se fueron a buscar refugio a Costa Rica, nos reunimos con una parte de ellos para explicarle el proceso de la defensa legal para que ellos puedan, si quisieran, llevar el mismo proceso y obtener sus notas.  

¿GESTIÓN LEGAL? ¿A QUÉ TIPO DE PROCEDIMIENTOS ES ESTE?

En septiembre pasado, contactamos al Programa Interuniversitario de Apoyo Humanitario y Social, para que ellos nos dieran el acompañamiento pertinente en nuestra defensa legal. Con defensa legal me refiero al reclamo de nuestro derecho legítimo y humano a la educación superior.

Ese programa es una iniciativa de la Universidad Paulo Freire y la Universidad Popular de Nicaragua, estas instituciones constituyeron un bufete de abogados y por medio de esa oficina llevan los casos y no nos cobran, es un programa sin fines de lucro. 

Ellos gestionan el reclamo, se han interpuesto los recursos pertinentes, primero el recurso de revisión, el recurso de apelación y ahorita estamos con el recurso de amparo, que fue aceptado por la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia. 

¿LLEVAN UN TRÁMITE POR CADA UNO DE LOS ESTUDIANTES?

Por el momento, solo es por un grupo de estudiantes, no podemos decir cuáles son, es un grupo de estudiantes que decidimos, porque estoy entre ellos, reclamar nuestro derecho. Solo  hay dos razones por las cuales uno no puede reclamar su derecho, una es el desconocimiento y la otra es el miedo.

Lo que pasó con nosotros fue una arbitrariedad y una injusticia. Reclamamos nuestro derecho, con comentarios que quizás no eran alentadores, quizás no nos iban a aceptar los recursos, pero la UNAN aceptó públicamente que expulsó a estudiantes y que los expulsó por comportamiento vandálico y terrorista, cuando en el momento en que se tomaron la universidad, las autoridades de la UNAN dijeron que ninguno de los que estaban ahí eran estudiantes, no tiene sentido que dijeran eso y después expresaran que nos  expulsaban por comportamiento vandálico y por destruir la universidad.

Además, este procedimiento nos permite agotar la vía legal administrativa, y una vez que resolvamos este punto del recurso de amparo, estamos listos para ir  la Corte Centroamericana o Interamericana de Justicia. 

Un letrero colocado en uno de los portones de la UNAN Managua. Archivo/END

¿QUÉ PIDEN PARA LOS ESTUDIANTES QUE FUERON EXPULSADOS? 

Nuestra demanda inmediata es la anulación de la resolución 13-218 (de la Unan Managua) que de manera arbitraria decidió la expulsión de 82 estudiantes de la UNAN Managua.

Pedimos la reincorporación de todos los estudiantes expulsados de a sus carreras y en los debidos años o niveles académicos alcanzados.

La resolución 13-2018 nunca se hizo pública. Nosotros la conocemos por una comunicación, que sí es pública, donde (Luis Alfredo) Lovato, secretario general de la UNAN-Managua se dirige al director de registro académico, para comunicarle la decisión de expulsar estudiantes, mencionando esta resolución 13-2018, y decretando la expulsión de los 82 estudiantes, pero la resolución como tal, nosotros no la conocemos, saber lo que dice en sí, no lo sabemos. 

Los nombres en la lista oficial de 82 estudiantes, que fue la primera lista, no se conocen, solo los conocen ellos. 

El muchacho a muchacha, a través de la marca de estudiante que cada quien tiene, entra a su perfil de estudiante y le aparece una marca que dice expulsada por falta grave,  así me paso a mí. Con esa marca nosotros sabemos que estamos expulsados. 

La Unan Managua sabe los nombres y el estudiante sabe, pero públicamente la universidad no oficializó esos nombres. 

Un grupo de universitarios protesta el año pasado para respaldar a sus compañeros arrestados. Archivo/END

Demandamos la anulación de esa resolución y la reincorporación de esos estudiantes. El cálculo nuestro es que aproximadamente son 136 expulsados, identificados tenemos 101 estudiantes de todas las facultades de la UNAN-

La dificultad para hacer la lista la han impuesto las misma condiciones, en principio, no tener una lista oficial llevó a tener que tejer a través de terceros, a preguntarle a alguien si tiene a un amigo expulsado.

Por eso mismo es posible que haya casos que no conozcamos, después que se hace el anuncio que 82 estudiantes son expulsados, conocimos un caso de un chavalo de la Facultad de Educación e Idiomas, que llegó a la universidad, porque no estaba expulsado, pero lo sacaron de la sección de clases, le quitaron su carné y le dijeron que él había estado vinculado a la toma de la Unan- Managua.  La Unan-Managua no habla de estos casos, pero esto está pasando. 

¿ESTA LISTA YA LA ENTREGARON AL EQUIPO DE LA ALIANZA CÍVICA? 

Ya entregamos esta lista a la Alianza y a la delegación del Gobierno, la de 101 estudiantes expulsados, para exigirle, que de manera inmediata nos den nuestras notas. No nos han querido dar las notas, hemos pedido las notas de esos chavalos de manera inmediata. Otra demanda clara es la reincorporación.

PERO ¿LA REINCORPORACIÓN DE LOS ESTUDIANTES LA PIDEN DE MANERA INMEDIATA? 

Lo importante de las notas es que todos tenemos derechos a eso, pero será una decisión personal de cada quien decidir si  vuelve o no a la UNAN, porque hay condiciones claras de inseguridad. 

Independientemente de la decisión que tome, el estudiante tiene el derecho de acceder a todo su historial académico.

Hay una condición de inseguridad en la UNAN –Managua, nadie garantiza la no represalia, la no recriminación, la no agresión. 

Para una reintegración a los recintos está claro que necesitamos que el proceso de negociación entre la Alianza y el gobierno avance y dé fruto a nivel general y luego dé frutos en aspectos específicos con el cumplimiento del gobierno de los acuerdos firmados. Ya en los temas específicos es donde entraría el aspecto de la exigencia de que se puedan reintegrar los muchachos con garantía de seguridad.

La dirigente universitaria

María Alejandra Centeno, es originaria de Managua, a su 20 años de edad cursaba la carrera de ciencias políticas en la UNAN Managua. Es una de los estudiantes expulsados por ser parte del movimiento estudiantil emergente acusado de vandalismo por respaldar manifestaciones antigubernamentales.

Es coordinadora del grupo Acción Universitaria, integrante de la Coordinadora Universitaria que forma parte de la ACJD.