• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La familia de Marvin Pérez tiene ya a cinco generaciones elaborando llamativas alfombras pasionarias en León.

Los Pérez comienzan a ahorrar y a trabajar en las alfombras pasionarias desde mucho antes de la Semana Santa.

“Es una tradición que aprendí de mis abuelos, continuó mi papá y ahora me tocó a mí compartirlo con mis hijos y nietos. Para muchas personas se trata de alfombras de aserrín, pero para nosotros, como creyentes católicos, es una expresión de fe, de compartimiento con las demás personas”, dice Pérez, de 52 años.

Aserrín y colores artificiales se requieren en la construcción de los mantos que se construyen sobre las calles leonesas. Foto: José Luis González/END

Esta familia habita en Sutiaba. La primera parte del trabajo consiste en elaborar las maquetas de los dibujos y después compran los materiales que utilizarán en la confección de las vistosas alfombras, que estarán listas para el Viernes Santo.

Como los Pérez, en León muchas familias dedican tiempo, esfuerzo y dinero a las alfombras pasionarias.

Cada pieza, que atrae a turistas y curiosos, cuesta entre mil y mil quinientos córdobas, explican los artesanos.

El padre Guillermo Berríos, a cargo del templo Laborío y director del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, dijo que desde hace más de 10 años promueven la elaboración de alfombras, con la participación de estudiantes, docentes y personal administrativo de esa casa de estudios.

“Tratamos de instruir a nuestro pueblo con esas alfombras, porque las alfombras tienen un fin catequético, que las personas aprecien el arte a través de personajes y pasajes bíblicos”, afirmó el padre Berríos.

Indicó que se elaboran alrededor de 16 alfombras a lo largo de 3 cuadras, desde el templo Laborío hasta pocos metros antes de llegar al templo de San Sebastián.

En algunos lugares que forman parte del trayecto de los cortejos procesionales también se aprecian de manera esporádica y de todo tamaño alfombras pasionarias que son elaboradas por decisión de familias devotas.

Durante la Semana Santa más de una veintena de cortejos procesionales se celebran en la ciudad de León.

Laboriosas manos leonesas elaboran moldes de personajes bíblicos que utilizarán en las alfombras de la Pasión. Foto: José Luis González/END

Para adornar la ruta de algunos de estos desfiles religiosos, los feligreses elaboran vistosas alfombras pasionarias que retratan pasajes o personajes bíblicos relevantes.

La confección de las alfombras es a base de aserrín, colorantes y otros productos. Esta tradición pasa de generación en generación en León y son uno de los atractivos turísticos durante esta época.

Una de las procesiones más concurridas durante el Lunes Santo es la dedicada a San Benito de Palermo, que al retornar en horas de la noche al Santuario San Francisco de Asís, pasa por más de 30 alfombras confeccionadas sobre el pavimento de la calle del parque central Máximo Jerez, avanzando una cuadra al oeste, hasta el parque Los Poetas.

La confección de estas estampas para adornar la procesión de San Benito de Palermo es una iniciativa cultural que reúne a unos 25 artesanos y tiene más de 25 años de promoverse con el respaldado de algunas instituciones estatales y la municipalidad.

León, destino cultural

Jacinto Salinas, promotor cultural y expresidente del gabinete municipal de turismo, afirmó que con el pasar de los años la elaboración de alfombras se ha multiplicado, aunque en algunos casos con pocas técnicas, pero siempre contribuyen a la propagación de la tradición religiosa que estimula el turismo.

Salinas agregó que León es un destino cultural que ofrece un amplio corredor turístico religioso en el cual se puede observar la arquitectura de sus 15 templos con imágenes antiguas, así como distintas expresiones tradicionales, entre ellas 98 cortejos procesionales y dramatizaciones como la Judea.

Por su parte, Federico Quezada, quien tiene más de 25 años de elaborar alfombras pasionarias, explicó que a finales del siglo XIX se confeccionaban las alfombras pasionarias en el pueblo indígena de Sutiaba; desde el templo San Juan Bautista hasta la patrimonial Basílica Catedral.

Además de aserrín se utilizaba trigo, flores y hojas naturales. Se elaboraban el Sábado de Ramos por la noche para que estuvieran listas el Domingo de Ramos, en ocasión de la procesión del Señor del Triunfo.

Durante la Semana Santa más de una veintena de cortejos procesionales se celebran en la ciudad de León. Archivo/END

89 años de alfombras

Quezada comentó que dicha tradición se perdió, pero fue retomada hace 89 años en el lugar conocido como Calle de las Alfombras, en Sutiaba, donde centenares de artesanos se reúnen el Viernes Santo y elaboran alrededor de 60 alfombras pasionarias en las que dibujan los rostros de Jesucristo, la Virgen María y otros personajes referidos en las sagradas escrituras.

Las alfombras permanecen en exhibición hasta que pasa el Viacrucis o Santo Entierro, que retorna en horas de la noche al templo San Juan Bautista.

La Calle de las Alfombras se ubica del Banpro Sutiaba, 2 cuadras al sur.

Quezada promueve, desde el año pasado, que las alfombras que se elaboran desde la Puerta del Perdón del templo San Juan Bautista hacia el norte, sean más extensas.