• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las problemáticas que enfrentan los pueblos afrodescendientes e indígenas de la Costa Caribe nicaragüense serán evaluadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), durante la 172 sesión de audiencias públicas que el organismo desarrollará entre el 2 y el 10 de mayo próximo, en Kingston, Jamaica.

De acuerdo con el calendario divulgado por la CIDH en su sitio web, la temática de Nicaragua se desarrollará el 8 de mayo y en esta participarán varias organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales, tales como la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos; el Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, por mencionar algunos. También se espera la participación del Estado de Nicaragua.

Hay que destacar que en años recientes, las comunidades indígenas, como los miskitos y afrodescendientes, que habitan los territorios del caribe nicaragüense han denunciado las constantes invasiones por parte de personas provenientes del pacífico que realizan despales, lo que ha desembocado en algunas ocasiones en actos de violencia en esos territorios.

De igual manera, publicaciones periodísticas han develado que tras las autorizaciones a esas invasiones de tierra muchas veces están involucrados funcionarios de los gobiernos locales, abogados e inclusive representantes de los gobiernos territoriales.

La situación de los derechos humanos de los pueblos indígenas de Nicaragua ha estado en el radar de la CIDH, desde hace varios años, por ejemplo en 2015, este organismo otorgó medidas cautelares para las comunidades indígenas: La Esperanza, Santa Clara, Wisconcin y Francia Sirpi, del pueblo indígena Miskitu de Wanki Twi-Tasba Raya, en el municipio de Waspam, en la Costa Caribe Norte.

Un año después (en 2016), brindó las mismas medidas a las comunidades El Naranjal y El Cocal, del territorio indígena Wangki Li Aubra, no obstante, hasta ahora el Estado de Nicaragua no ha acatado tales resoluciones.