•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cruces negras con los nombres de varios jóvenes que perdieron la vida durante la represión a las protestas antigubernamentales que estallaron el abril del año pasado en Nicaragua y que dejaron más de 300 muertos, sobresalen este domingo en la procesión de las Palmas, una peregrinación que enmarca las celebraciones del Domingo de Ramos, el día en que inicia la Semana Santa.   

Las cruces con los nombres de las víctimas mortales de las protestas son adornadas con flores, las simbólicas palmas, pañuelos azul  y blanco en los que se lee “viva Nicaragua libre” y mochilas, que simboliza que parte de los muertos eran estudiantes universitarios.   

La procesión de las Palmas o del Triunfo del Señor Jesucristo inició su recorrido encabezada por el Cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y arzobispo de Managua. 

Brenes fue acompañado por los presbíteros de la Catedral Metropolitana de Managua. 

Los fieles, quienes acompañan a la venerada imagen de Jesús del Triunfo, salieron en procesión desde el costado norte de la Catedral, hacia a la autopista del lado este del principal templo de Managua.

Sobre esta autopista los fieles avanzaron hacia el sur con cantos y el grito de “Viva Cristo Rey”.

Cruces con nombre de muertos en las protestas de Nicaragua / Oscar Sánchez Este domingo de Ramos se registra la entrada del Señor Jesús a Jerusalén, donde fue recibido con palmas y gritos de triunfo, no obstante es el inicio de su pasión, que la iglesia católica conmemora al iniciar la Semana Santa, o Semana Mayor.

Además de las palmas los feligreses llevan banderas amarillas con blanco, que son los colores de la Iglesia católica. 

Durante el recorrido que se ha realizado no se ha observado presencia policial.

La entrada principal a la Catedral de Managua también luce despejada de efectivos policiales.

Entre las cruces que llevan alzadas un grupo de feligreses que participan en la procesión de las Palmas se pueden leer los nombres de Gerald Vázquez, Carlos Alberto Bonilla, Keller Duarte y Chester Javier, quienes perdieron la vida a cusa de la represión a las protestas. 

Debido a que desde septiembre del año pasado la Policía nacional prohibió cualquier tipo de manifestación antigubernamental y amenazó con encarcelar a quienes organicen y participen en estas actividades, los nicaragüenses se han ingeniado distintas formas para protestar contra el Gobierno.   

Una de las personas que cargaba las cruces con los nombres de las víctimas de las protestas comentó a El Nuevo Diario que no llevaron la bandera de Nicaragua, para evitar que se diga que están usurpando un espacio religioso y que con las cruces lo único que se busca es pedir justicia por la víctimas. 

"No quisimos traer banderas para que no se diga que usurpamos un espacio religioso, una expresión de piedad popular. Pero esto que lo estamos haciendo, no es por una religión, sino por una demanda de justicia, pueden ser solo cinco cruces con camisetas negras, pero en realidad representan a todas las víctimas, a los más de 300 muertos", afirmó una de las participantes. 

Cardenal Leopoldo Brenes habla frente a feligreses durante procesión de las Palmas / Oscar Sánchez El presbítero Luis Alberto Herrera, rector de La Catedral, dijo que los símbolos como las cruces que llevaban los ciudadano, son parte de la piedad popular, en este caso de la forma y oportunidad que ellos encuentran para expresar sus deseos, sus propósitos y emociones.