•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de niños en Masaya se vistió este domingo con trajes similares a los que usan los manifestantes presos durante la Procesión de los Cautivos.

La parroquia Nuestra Señora de Asunción compartió en sus redes sociales varias fotografías en las que se aprecia al grupo de niños vestidos como reos y esposados de las manos junto a la imagen de la virgen de la Merced durante la Procesión de los Cautivos. 

Esta forma de protesta en Masaya se suma a la manifestación que hicieron un grupo de personas que llevó cruces con los nombre de las personas que fallecieron en las protestas a la procesión de las Palmas. 

Debido a que desde septiembre del año pasado la Policía Nacional prohibió todo tipo de manifestaciones en contra del Gobierno, los nicaragüenses han buscado distintas formas de expresar su inconformidad con el actual Gobierno. 

De acuerdo con organismos de derechos humanos en Nicaragua más de 600 personas se encuentran encarceladas por haber participado en las protestas y más de 200 tiene algún tipo de medida cautelar. 

La crisis que estalló el 18 de abril del año pasado además ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, miles de empleos perdidos, millonarias pérdidas económicas y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio e intimidación por haber participado en las protestas antigubernamentales.

Con el Domingo de Ramos la Iglesia Católica da por iniciada la Semana Santa, momento de reflexión para comemorar y celebrar la pasión y resurección de Cristo, que este año coinicide con el primer aniversario del inicio de la crisis sociopolítica contra el Gobierno de Daniel Ortega. 

La ciudad de Masaya y el Barrio de Monimbó fueron escenario de la represión durante las protestas. Cortesía/END

El miunicipio de Masaya y el emblemático barrio de Monimbó se convirtió en escenario de ataques represivos de parte de fuerzas parapoliciales.

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) llamó a aprovechar las actividades de Semana Santa para manifestarse y conmemorar a los muertos al cumplirse un año del inicio de las protestas.