•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El techo de al menos diez casas y tres templos religiosos fue destruido la noche de este domingo por un ventarrón acompañado de chubasco en la comarca Ducuale Grande, del municipio de Condega, Estelí.

El fenómeno que afectó a más de 70 personas que habitan en las 10 viviendas, hizo que el techo volara de un lugar a otro sin registrar pérdidas humanas, solo dejó daños materiales.

 Lea: Advierten de vientos superiores a "90 kilómetros por hora" en Nicaragua

Uno de los locales más afectados fue la iglesia “El Alfarero”, perteneciente a las Asambleas de Dios, donde el viento destruyó el techo totalmente, además tres paredes de reciente construcción sufrieron averías y los equipos de sonido se dañaron debido a que la lluvia los afectó al quedar a la intemperie.

Una parte del techo de la iglesia El Alfarero cayó sobre un vehículo, propiedad de un vecino del lugar y le provocó daños parciales.

 De interés: Fuertes vientos cobran dos vidas

De igual forma el local donde se congregan familias del Movimiento Cristiano conocido como Renovación Carismática Católica de Ducuale, sufrió daños severos. También la ermita católica donde se reúne la mayoría de familias católicas residentes  de las comarcas San Ramón y El Socorro (Palagüina-Madriz) resultó con afectaciones en el techo y las paredes del local.

Una parte del techo de la iglesia El Alfarero cayó sobre un vehículo. Foto: Máximo Rugama/END

La profesora Aurora Guevara expuso que es la primera vez que sucede tal situación en el lugar y por eso cuando se presentó el fenómeno hubo bastante temor entre la población.

 Además: Polvaredas afectan barrio Rubén Darío

Las familias afectadas las componen más de setenta personas, quienes además de sufrir perjuicios en sus casas, también registran el daño de alimentos como granos básicos, los que fueron parcialmente dañados por la lluvia y la basura que llevaban los vientos.

Las familias afectadas las componen más de setenta personas. Foto: Máximo Rugama/END

Bartolomé Guevara Matute, uno de los afectados por el ventarrón se vio obligado a pedir posada junto a tres miembros de su familia en un local donde funciona un taller de carpintería, debido a que el techo de su casa fue totalmente destruido.