•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El obispo de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez se despidió este jueves de miles de católicos en Nicaragua, días antes de partir hacia el Vaticano, donde colaborará con el papa Francisco. 

Báez, uno de los personajes más influyentes de Nicaragua, acudió este Jueves Santo a la misa solemne en la Catedral Metropolitana de Managua, con sus ojos llenos de lágrimas, en una procesión alrededor del templo.

Miles de nicaragüenses se desbordaron hacia el centro de Managua para estar presentes en la última misa presenciada por Báez en la catedral.

Los fieles católicos recibieron al obispo con una estruendosa algarabía, en la que destacaba la consigna "¡Báez, amigo, el pueblo está contigo!".

Obispo Silvio Báez en la Catedral. Bismarck Picado/END.

La simpatía de Báez en Nicaragua se basa principalmente en la posición del religioso frente a la crisis que vive el país desde el estallido social del 18 de abril de 2018. 

El obispo, que en Nicaragua es comparado con San Óscar Arnulfo Romero por defender a las víctimas del conflicto, ha insistido en que siempre estará "al lado del oprimido".

Durante toda la misa, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes, los creyentes apenas se contuvieron para gritar consignas como "¡Vivan Nicaragua libre!", "¡Nicaragua volverá a ser república!", "¡Democracia sí, dictadura no!", o "¡Abajo la dictadura!", a los que se unieron el clero de la Arquidiócesis de Managua.

Los católicos también entonaron el himno nacional y otras canciones de amor por la patria, además de alzar la bandera de Nicaragua volteada hacia arriba, en señal de "auxilio".

Báez -quien ha reiterado su dolor por abandonar Nicaragua, donde su partida ha sido interpretada como un "exilio forzoso"- tomó una de esas banderas y la besó con un suspiro profundo.

En su misa del domingo pasado, el obispo comparó el sufrimiento de Nicaragua con el de Jesucristo al ser crucificado, y afirmó que, al igual que el redentor, el país centroamericano "resucitará".

Báez oficiará varias misas en diferentes parroquias de Nicaragua, antes de viajar al Vaticano, después de la pascua.