•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de jóvenes que participaba en el vía crucis de este Viernes Santo decidió hacer una manifestación en la emblemática rotonda Rubén Darío o de Metrocentro, agitando banderas de Nicaragua, disparando morteros, haciendo pintas, gritando “sí se pudo” y entonando el Himno Nacional.

La protesta relámpago sorprendió a los ciudadanos, pues desde octubre la Policía de Nicaragua prohíbe este tipo de actos.

En la rotonda, los jóvenes demandaron la libertad de los manifestantes, justicia por los muertos y todas las víctimas causadas por la violencia estatal durante las protestas, que ayer cumplieron un año, con un saldo al menos 325 muertes violentas.

Los protestantes también lanzaron papelillo azul y blanco y regaron monedas en el transcurso del vía crucis penitencial, que inició en la carretera Masaya, exactamente en el colegio Teresiano. En la celebración penitencial, la imagen de la Sangre de Cristo estaba acompañada de la bandera de Nicaragua.

Un grupo de jóvenes se acercó con cruces de color oscuro, que tenían los nombres de los fallecidos en el contexto de las protestas.

Los manifestantes regaron monedas pintadas con la bandera de Nicaragua.

La bandera de Nicaragua y de la iglesia se notaron en todo ejercicio religioso. "Hoy quiero invitarles a elevar nuestras intenciones y podamos mirar la imagen y podamos lanzar nuestra mirada a Jesús y allí depositar la intención que cada uno trae desde lo más profundo desde el dolor desde su corazón", dijo el cardenal Leopoldo Brenes durante el vía crucis.

"Señor Jesús, no permitas que los fuertes se complazcan en las injusticias", exclamó Brenes en su oración inicial.

La imagen de la Sangre de Cristo va custodiada por miembros de la comunidad de los Caballeros del Santísimo, esta vez vestidos de blanco, en contraste con la vestimenta que utilizaron ayer en la misa del santo Crismal, que era negra.

El vía crucis es la primera peregrinación pública masiva este año, ya que la procesión del primero de enero la canceló la Arquidiócesis de Managua para evitar enfrentamientos que afectarían la seguridad de los promesantes.

El 19 de abril del año pasado las protestas en Nicaragua dejaron los primeros tres muertos y en distintas ciudades la población empezó a levantar tranques.