•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Christopher Nahiroby Olivas Valdivia, el estudiante universitario originario de León que desde la prisión se mantiene firme en la lucha cívica, celebra este Viernes Santo su cumpleaños número 19.

A la familia, este Jueves Santo, las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional le concedió una visita especial “prolongada”, lo que aprovecharon para celebrar el aniversario de nacimiento de su hijo mayor.

El pasado 8 de abril tuvieron la visita mensual, pero este jueves fue diferente.

Llegaron al penal a la 8 de la mañana, una hora después ya estaban reunidos con su hijo en la sala de visitas y el encuentro, que se extendió hasta las 3 de la tarde, lo aprovecharon para hojear un álbum con fotografías familiares que le llevaron a Nahiroby, afirmó Claudio Olivas.

Sus padres, Claudio Olivas y Jacqueline Valdivia, no le cantaron el tradicional "feliz cumpleaños" a Nahiroby Olivas, sino que en compañía de otros reos le entonaron la canción Nicaragua Nicaragüita y Viva León Jodido. 

“Además, le llevamos un queque y dos tortas, comida especial, le llevamos carne, camarones, arroz y canelones para poderlo medio celebrar (…) Le cantamos Nicaragua Nicaragüita y Viva León Jodido, con algunos reos y familiares de esos reos”, comentó Claudio Olivas.

Olivas Valdivia cursaba la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), cuando en mayo del año pasado se unió a las protestas antigubernamentales.

El año pasado, Nahiroby celebró en su ciudad natal, León, su cumpleaños número 18 junto con su familia, sin imaginar que meses después, el 25 de agosto, sería apresado y acusado junto a otros estudiantes de la quema del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) de León.

Además, le imputan el delito de secuestro extorsivo, obstrucción de servicios públicos, robo con intimidación agravado y robo con violencia agravado.

PRIMEROS MUERTOS

El año pasado, el mismo día que Nahiroby celebraba su cumpleaños, las protestas sociales se multiplicaron en casi todo el territorio de Nicaragua, particularmente en Managua, León, Rivas Masaya, Matagalpa, Bluefields, Estelí, Granada, Camoapa, Ocotal, Carazo y Rivas.

En Managua, según recuento del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), estudiantes de varias universidades se unieron a las protestas en la UNAN-Managua, la UNI, la UNA y la UPOLI.

Ese día, al menos tres personas (identificadas como Richard Eduardo Pavón, de 17 años; Darwin Manuel Urbina, de 29 años y Hilton Rafael Manzanares, de 33 años), perdieron la vida en las protestas.

Nahiroby, el mayor de tres hermanos, en una de sus últimas cartas enviadas desde la prisión afirmó sentirse bien y consideró necesario continuar en la lucha para lograr un cambio en el “sistema actual”.

“Por esto siento gran obligación para no abandonar la lucha por el desarrollo cultural, educativo, económico, político, convencional…”, escribió Christopher Nahiroby.

En esa carta, Olivas tambipén expresó que, a pesar de sentirse bien, el encierro lo estaba desesperando.

“Un par de meses más (en la cárcel) y quedo loco”, escribió el universitario en forma de sarcasmo, y seguido puso una risa burlesca: “jajaja”.

AMIGOS LE FELICITAN

En la red social de Twitter, muchos otros líderes universitarios enviaron felicitaciones a Christopher Nahiroby y destacaron las cualidades del estudiante.

“Nahiroby Olivas, estas felicitaciones sobrepasan celdas y barrotes para un chavalo inocente, destacado y constructor de una Nicaragua libre. Que el próximo cumpleaños sea en libertad”, escribió el estudiante exiliado, Lesther Alemán.

Por su parte, Levis Artola Rugama, otro de los estudiantes recientemente excarcelados, exaltó las cualidades de Nahiroby.

“Mi amigo, Nahiroby, cumple sus 19 años el 19 de abril, le he conocido y es un ser especial, lleno de entusiasmo y sueños por vivir en un país libre y democrático”, puntualizó Levis.

CHAVALO DE BIEN

Su progenitor, quien por más de 30 años fue docente de Derecho en la UNAN-León, guarda la esperanza de que su hijo salga pronto de la prisión, pues es un joven criado bajo buenos preceptos morales. 

“Uno se siente mal de ver a un ser querido en estas circunstancias, en esta situación es totalmente quebrantable para uno ver a un hijo en la situación que se encuentra, me siento impotente porque realmente esta desgracia nunca la había vivido y a un hijo como él le he enseñado lo más noble de la vida, es gente noble y de bien, es estudiante y profesional”, apuntó su padre.

Al joven universitario, quien pronto cumple ocho meses de estar en prisión, le gusta la música, aprendió a tocar la flauta y la guitarra. Además de la carrera de Derecho, estudiaba inglés, inició clases de ballet y también practicaba futbol con sus amigos.

Durante la celebración oficial de su cumpleaños, Christopher Nahiroby aprovechó la ocasión para recordar cuando su progenitor, años atrás, le decía con frecuencia que deseaba que creciera al menos “dos o tres pulgadas” para que tuviera un “regular tamaño”.

“Mire papá, ahora es usted el que se me quedó chiquito”, recordó Christopher Nahiroby a su padre, mientras ambos reían durante la celebración desde la prisión.