Secciones
Multimedia

Policía ataca a manifestantes y feligreses en Catedral, reviviendo viejas heridas

Foto por: Nayira Valenzuela

La Policía ejecutó el Viernes Santo un operativo contra manifestantes en la catedral de Managua.

Manifestantes denunciaron que el viernes la Policía Nacional ejecutó un operativo en su contra, al terminar el vía crucis

La Policía Nacional reabrió las viejas heridas de los hechos violentos ocurridos el 19 de abril del año pasado, al atacar este Viernes Santo a un grupo de jóvenes manifestantes que permanecía en la catedral de Managua, tras finalizar la procesión del vía crucis penitencial.

Los manifestantes, en su mayoría jóvenes que portaban la bandera de Nicaragua y cruces, como un recuerdo de los caídos durante las protestas de abril del año pasado, al terminar el vía crucis se mantuvieron al menos unos cinco minutos en las afueras de la catedral gritando consignas contra el gobierno, cuando fueron sorprendidos por efectivos policiales que llegaron a bordo de más de siete patrullas.

El Nuevo Diario constató que la policía que rodeaba el perímetro estaba altamente armada y apuntando en dirección a la catedral.

Los  manifestantes y los feligreses, que todavía estaban en el interior del templo religioso, permanecieron aproximadamente unas cuatro horas en el lugar, por el temor a ser apresados si salían. Estas personas pudieron salir al caer la tarde.  

Mientras la policía realizaba las detonaciones, una joven perdió el conocimiento, por lo que tuvo que ser atendida por miembros paramédicos voluntarios de la Brigada de Intervención Rápida. Otras personas recibieron atención en el templo.

La Policía Nacional, por su parte, casi de forma automática emitió un comunicado aduciendo que lo ocurrido en la catedral de Managua se originó por un “grupo de personas encapuchadas, armadas con piedras, morteros y algunas con armas de fuego”, que quisieron “manipular el vía crucis”.

CRITICAN AL GOBIERNO

“Que la Unión Europea vea, que está firmando y no está cumpliendo, no cumple”, gritaban en el atrio de la catedral de Managua los manifestantes, al referirse a los acuErdos suscritos por el gobierno.

Los ciudadanos que transitaban en la zona reportaron recorridos de patrullas de la policía en el sector de Metrocentro y en todo el perímetro del templo religioso.

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), un grupo creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tomó conocimiento este viernes del “ataque perpetrado por la Policía Nacional” contra el grupo de jóvenes que, al finalizar el vía crucis, se manifestaba afuera de la catedral.

“La CIDH recuerda al Estado que debe respetar el derecho a la protesta, garantizar la libertad de expresión y velar por la integridad física de los manifestantes en Nicaragua”, reiteró a través de su cuenta oficial este organismo internacional.

La diplomática estadounidense, Kimberly Breier,  actual Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos criticó la postura del Gobierno de Daniel Ortega frente a estos nuevos hechos ocurridos en Semana Santa.

“El régimen de Ortega no tiene nada de sagrado, incluso atacando a manifestantes pacíficos y los religiosos durante servicios de Viernes Santo. Tales intentos desesperados de mantener el poder, exponen la hipocresía y debilidad de Ortega ante el clamor de libertad de Nicaragua”, dijo Breier en su cuenta oficial de Twitter.

LA SALIDA

Pasadas las cuatro de la tarde, ya no había ningún manifestante en el interior de este tempo religioso.

Max Jerez, miembro titular de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, dijo a El Nuevo Diario que después de los disturbios y asedio policial hacia un grupo de protestantes dentro de la catedral, los jóvenes salieron gracias a la mediación que realizaron los miembros de este equipo negociador con la policía, garantizando “seguridad completa” para las personas que ahí se encontraban.

PLANTÓN EN ROTONDA RUBÉN DARÍO

Antes del ataque policial, cuando la procesión del vía crucis penitencial aún no había llegado a su destino final, un grupo de jóvenes decidió hacer una manifestación en la emblemática rotonda Rubén Darío, agitando banderas de Nicaragua, disparando morteros, haciendo pintas, gritando “sí se pudo” y entonando el Himno Nacional.

En la estructura de la fuente ubicada en la rotonda hicieron pintas alusivas que decían “fuera Ortega Murillo”, “fuerza nicas”, “19/4/19” y “viva Nicaragua”.

La Policía Nacoinal criticó esta manifestación.

“Al regresar a la catedral, este mismo grupo de personas dañaron la fuente de la rotonda Rubén Darío, y se quedaron, encapuchados y armados, en los predios de la iglesia mayor de la capital”, insistió la Policía, tras agregar que no hubo ni una sola persona detenida o herida, y que cumple con su deber de resguardar el derecho y la tranquilidad, además de la tradición religiosa.

Desde su salida en el sector del colegio Teresiano, la procesión transcurrió en calma y con poca presencia policial, los protestantes aprovecharon para lanzar papelillo azul y blanco y regar monedas pintadas también con los colores de la bandera nacional en el ejercicio religioso. 

En la celebración penitencial, la imagen de la Sangre de Cristo estaba acompañada de la bandera de Nicaragua.

Max Jerez, de la Alianza Cívica, participó en el vía crucis penitencial organizado por la Arquidiócesis de Managua y dijo que en esta festividad religiosa acompañaba a todas las personas y el pueblo de Nicaragua que todavía sufre y siente el dolor de las heridas causadas por la situación vivida el año pasado.

Jerez recordó las palabras de Monseñor Silvio Báez en una de sus últimas homilías, cuando dijo que “este es un pueblo que está siendo crucificado, pero que sabe que va a resucitar.”

En la procesión hubo momentos muy emotivos. Un grupo de jóvenes llegó con cruces de color oscuro, que tenían los nombres de las personas que fallecieron el año pasado en el contexto de las protestas.

Antes de la represión policial en horas del mediodía de este viernes, el cardenal Leopoldo Brenes culminó la celebración de la procesión diciéndoles a los feligreses que oraran por la paz de Nicaragua.

"Hoy quiero invitarles a elevar nuestras intenciones y podamos mirar la imagen y podamos lanzar nuestra mirada a Jesús, y allí depositar la intención que cada uno trae desde lo más profundo, desde el dolor, desde su corazón", dijo el cardenal Leopoldo Brenes durante el vía crucis.

"Señor Jesús, no permitas que los fuertes se complazcan en las injusticias", exclamó Brenes en su oración inicial.

Brenes terminó la celebración del vía crucis a la 11:45 de la mañana, minutos antes de que la policía arremetiera contra los manifestantes.

"Hoy quiero invitarles a elevar nuestras intenciones y podamos mirar la imagen, y podamos lanzar nuestra mirada a Jesús y allí depositar la intención que cada uno trae desde lo más profundo desde el dolor desde su corazón", dijo el cardenal Leopoldo Brenes durante el vía crucis.

"Señor Jesús, no permitas que los fuertes se complazcan en las injusticias", exclamó Brenes en su oración final.