• Siuna |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La invasión en la Reserva de Biosfera Bosawás continúa imparable y es durante los meses de verano que sus depredadores tumban grandes áreas de bosques de lo poco que aún queda del llamado pulmón de Centroamérica.

Una de las zonas más afectadas es el Parque Nacional Cerro Saslaya, donde el Batallón Ecológico reportó mediante un comunicado la captura de dos depredadores durante un acompañamiento brindado al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), por el cual también se constató el despale de 130 manzanas que han ocasionado daños irreparables a la fauna y flora de la reserva.

Los detenidos son: Rufino Guillermo Picado, de 52 años, y Carlos Alberto Díaz Lira, de 39.

Entre las especies cortadas están Cedro Macho, Come Negro, Palo de Agua y Kerosín.

Según la nota informativa del Ejército, el operativo de acompañamiento al Marena se realizó del 13 al 20 de abril, en las zonas del Parque Nacional Cerro Saslaya, con el objetivo de verificar daños ambientales en áreas protegidas de Bosawás.

“En la verificación se detuvo a dos colonos: Rufino Guillermo Picado, de 52 años, y Carlos Alberto Díaz Lira, de 39 años, a los que se les ocupó una motosierra marca Husqvarna, serie 967 0624 – 00”, detalla el comunicado.

Los retenidos y la motosierra fueron entregados a las autoridades correspondientes, asegura la nota informativa.

La institución castrense a inicios del mes informó que retuvo a 9 personas vinculadas a un despale de 50 manzanas de bosque, constatado en un acompañamiento al gobierno territorial indígena Mayangna Sauni Bas y al Marena.

A los detenidos también les ocuparon una escopeta con tres cartuchos, un rifle 22, una motosierra y dos cabezas de ganado.

Afectaron fuentes de agua

El informe oficial indica que se comprobó el despale de las 50 manzanas, afectando la flora y la fauna de las especies Cedro Macho, Come Negro, Palo de Agua, Kerosín, Ceibo, Nancitón y Ojoche. Asimismo, se afectaron tres fuentes de agua.

El operativo se realizó del 3 al 6 de abril del año en curso, por efectivos del Batallón Ecológico Bosawás, del Ejército de Nicaragua, en el territorio indígena Mayangna Sauni Bas, con la finalidad de verificar daños ambientales en la reserva.

Un informe publicado en agosto de 2012 por la Agencia Alemana para el Desarrollo Sostenible (GIZ) y por la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) señala que la reserva pierde en promedio 42 mil hectáreas de bosque al año y que desde 1987 hasta 2010, Bosawás ha perdido más de 564 mil hectáreas (unos 5,640 kilómetros cuadrados, aproximadamente).

El estudio, coordinado por el investigador Marcial López demuestra exhaustivamente cómo el bosque ha perdido terreno en Bosawás, pasando de más de un millón 604 mil hectáreas en 1987 a un millón 39 mil en 2010.

En cuanto al bosque virgen de la reserva, este pasó de un millón 170 mil hectáreas en 1987, a 832,237 en 2010. Es decir, que hasta esa fecha se había perdido un total de 3,379 kilómetros cuadrados de bosque virgen, más de tres veces el tamaño del lago de Managua.