•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Kevin Sullivan, mostró este lunes su admiración al obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, "por su liderazgo espiritual", a pocos días de que el religioso parta hacia el Vaticano, por petición del papa Francisco.

"Mi respeto y admiración por monseñor Silvio Báez por su liderazgo espiritual y trabajo pastoral en Nicaragua. Le mando mis mejores deseos para su próxima misión en Roma", dijo Sullivan, en su cuenta en Twitter.

 Lea: Kevin Sullivan: EEUU respalda "lucha incansable" por derechos constitucionales en Nicaragua

Báez, uno de los personajes más influyentes de Nicaragua, ha mantenido su punto de vista crítico del Gobierno en medio de la crisis sociopolítica que estalló en abril de 2018, y que ha dejado cientos de manifestantes muertos, desaparecidos o presos, así como decenas de miles de exiliados.

Ayer domingo el obispo, quien recientemente confirmó haber sido objeto de un plan para asesinarlo en 2018, dijo que el Gobierno de Nicaragua "no quiere dialogar y nunca ha querido dialogar" para encontrar una salida a la crisis.

 De interés: Kevin Sullivan reitera compromiso y apoyo de Estados Unidos a nicaragüenses

La semana pasada Sullivan reafirmó el apoyo de Estados Unidos a "los nicaragüenses que luchan por un país democrático, con justicia y respeto por los derechos humanos".

Báez, un integrante del Episcopado que fue mediador en el diálogo entre el Gobierno y la oposición que inició en mayo y culminó en julio del año pasado, ha insistido en que debe haber justicia para las víctimas de la crisis, y en que el pensar distinto no debe ser considerado delito.

 Además: EEUU mantiene conversaciones “directas y francas” con gobierno de Nicaragua

El gobierno de Nicaragua ha señalado a Báez y al resto del Episcopado de Nicaragua como promotores de un supuesto "golpe de Estado fallido" en su contra.

La crisis de Nicaragua ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque el Gobierno solo reconoce 199.