•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Entre el miércoles y el domingo de la semana pasada, las acciones contra toda manifestación cívica dejó como saldo 159 personas detenidas en 13 departamentos del país, según el reporte de la Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB).

En promedio, esto representa la captura de al menos 31.8 personas al día, durante 5 días. Managua fue el departamento con mayor número de detenciones con 90, donde por lo menos encarcelaron a 18 personas diariamente.

El segundo departamento con altos registros de detenidos fue Matagalpa con 20 personas; Jinotega, 12 y en Masaya 9. Otros departamentos con capturas menores son Estelí, Madriz, Río San Juan, León, Chinandega, Granada, Bluefields, Ocotal y Chontales.

El reporte señala que entre el viernes y el sábado fueron los días de mayor actividad policial y de redadas, pues según la UNAB se contabilizaron 70 capturas y el domingo 14 adicionales. También destacan que paulatinamente los han venido liberando, a tal grado que para ayer lunes todavía se conocía que algunas personas permanecían tras las rejas, todos miembros del Movimiento 19 de Abril. 

La Unión de Presos Políticos también dio a conocer sobre las capturas, detallando que entre jueves y viernes fueron apresados al menos 25 jóvenes que estaban en piquetes de protesta o eran conocidos por su apoyo a la lucha cívica.

Arana: “tratan de amedrentar a la población”

El doctor Mario Arana Sevilla, miembro titular del equipo de negociaciones de la Alianza por la Justicia y la Democracia, indicó que el Gobierno trata de amedrentar a la población y su descontento a través de las detenciones.

“Da la impresión que hemos tenido un recrudecimiento de una represión de baja intensidad y que posiblemente estuvo asociada al aniversario de los hechos de abril de 2018 que nos tienen todavía en crisis, sino estamos ante una nueva modalidad de controlar el descontento popular que el Gobierno pretende de esa forma apagar. En cualquiera de los casos es inaceptable y viola lo acordado en la mesa de negociación”, comentó Arana.

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, también miembro de la Alianza Cívica, calificó esta reacción del Gobierno como innecesaria y en exceso. 

“Se observa una represión exagerada de paramilitares y policías, innecesaria y no se corresponde a las expresiones ciudadanas que son a todas luces, cívicas”, comentó Aguerri.

El reporte destaca que de los detenidos, algunos fueron golpeados. Algo peculiar es que ya no son trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial, sino a las delegaciones distritales o municipales.

Elián Martínez González. Cortesía/END

El doctor Pablo Cuevas, asesor jurídico de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) dijo haber sido informado por fuentes de crédito que los jefes de policía distritales no están dirigiendo la cacería y represión, sino que están bajo mandos de alto nivel y no tienen poder de decisión sobre dónde los trasladan, ni qué hacer con los detenidos o sobre su liberación, por lo que están pendientes de sus superiores, que son los que deciden.

La mañana del lunes, decenas de personas abarrotaron las oficinas de la CPDH para interponer denuncias. Dos de ellas fueron las de Elián Martínez González, capturado en las inmediaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) en un grupo de 9 que se disponían a participar en actividades cívicas en protesta contra el Gobierno y Yader Parajón, un activista de los Azul y Blanco, capturado desde el martes de la semana pasada y del que las autoridades no daban información. 

A pesar de que preliminarmente señalaban a Martínez de usar morteros, fue liberado a mitad de la mañana del lunes, sin ningún cargo en su contra. Igual sucedió en el caso de Parajón, que fue liberado ayer.