•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Monseñor Silvio Báez fue recibido en el aeropuerto Internacional de Miami por un grupo de nicaragüenses que gritaban consignas de apoyo y levantaban la bandera de Nicaragua como muestra de cariño al obispo que va rumbo a Roma, por petición del papa Francisco.

“Báez amigo, el pueblo está contigo” fue la consigna que dio la alerta de la llegada del obispo nicaragüense a Miami.

Gersán Sevilla, que pertenece a la organización Nicas Unidos en Miami, dice que todo el grupo que pertenece a la comunidad nicaragüense en Estados Unidos, se organizó durante la semana para poder recibir al religioso. 

“Nos organizamos todos los nicas en Miami para esperar un mensaje de fe y esperanza de monseñor para el pueblo nicaragüense que está en Estados Unidos. Nos convocamos alrededor de 120 personas”, dijo Sevilla.

Silvio Báez cumplirá 61 años el 28 de abril. Archivo/ENDSegún el nica que reside en la ciudad norteamericana, la comunidad nicaragüense maneja que Báez estará una semana en Miami y que se están preparando para el 28 de abril, día donde está programada una eucarística en la Iglesia Santa Agatha a la una de tarde.

La comunidad nicaragüense prepara algo especial ya que esa misma fecha también será el cumpleaños número 61 de monseñor Báez. 

Silvio Báez va rumbo a Roma por petición del papa Francisco. Archivo/END“Muchos venimos con sus trajes típicos nacional y trajeron sus banderas. Se cantó el himno nacional, fue un momento emotivo. Monseñor se unió al grupo y estuvo muy contento que lo recibiéramos”, relató el nicaragüense que reside en Estados Unidos.

Báez dijo este martes que su salida de Nicaragua la hacía “con el corazón hecho pedazos” por el dolor de dejar el país sumido en una crisis que ha dejado más de 300 muertos desde abril del año pasado. 

En el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, monseñor Báez brindó declaraciones a periodistas en las que expresó el dolor que lo embargaba por tener que dejar Nicaragua, sin embargo, mencionó en reiteradas ocasiones que como “hombre de iglesia”, debía cumplir con el llamado del papa Francisco.