•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reprogramación de las audiencias de continuación de juicios de presos políticos excarcelados representa una constante preocupación para los afectados y sus familias, con lo que se comprueba que la excarcelación no es liberación,  expresan representantes de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El doctor Julio Montenegro señaló que a pesar de las conversaciones, negociaciones y acuerdos entre la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y el Gobierno, la situación de los prisioneros políticos continúa siendo incierta, ya que los procesos no fueron anulados, siguen vivos y pueden ser activados a voluntad de las autoridades gubernamentales.

“El Gobierno se comprometió a liberar a los presos políticos en 90 días, así que no le veo sentido en continuar con los procesos que ya debieron ser declarados nulos para que el Gobierno cumpla con su compromiso y los excarcelados gocen de libertad”, dijo el doctor Montenegro.

El abogado defensor señaló que todavía no han sido notificados, pero la cita judicial está en el Sistema del Complejo Judicial, programada para el lunes 28 de abril, para la continuación del proceso contra Edwin Carcache.

“En igual situación están los casos de la periodista Lucía Pineda y Miguel Mora, que en la misma fecha tendrán audiencia. A esto no le miramos sentido porque si hay un compromiso gubernamental, no vemos por qué deben continuar con la reprogramación del proceso”, dijo el doctor Montenegro.

Los que permanecen presos

Por su parte Edwin Carcache Bello, padre del detenido, comentó que el Gobierno no es coherente con su promesa.

“De los 90 días que pidió el Gobierno, hasta hoy martes van 42 para liberar a los que aún permanecen presos. También quiero decir que es necesario que sean liberados y no solo excarcelados a como se ha estado haciendo, pues se limitan sus derechos y con los procesos abiertos”, dijo Carcache Bello.

Otra denuncia es la de la señora Estela Rodríguez Zelaya, madre del protestante Edward Enrique Lacayo Rodríguez, el joven al que acusan por delito común y está recibiendo malos tratos en una celda donde está en hacinamiento con  presos comunes.

“No le están entregando la paquetería ni medicamentos, en la celda hay peleas a cada rato y temo por la vida de mi hijo”, dijo la señora Lacayo.

Según el doctor Montenegro, la siguiente audiencia es la preparatoria, donde el Ministerio Público busca eliminar los elementos de la defensa, tal como lo han hecho en diversos casos.